2011(e)ko apirilaren 5(a), asteartea

Siglo XIX

Valdizarbe, Valdemañeru y Valdorba fueron durante muchos años el límite meridional del ámbito vascongado en todo Euskal Herria. Al finalizar el siglo XVIII el euskera estaba suficientemente asentado entre la población y hasta ahora no se había detectado retroceso ninguno en la intensidad y extensión del idioma en la zona. Se podría hacer un análisis comparativo con la zona de Aoiz que debió de sufrir una evolución parecida en relación al habla preponderante. Jimeno Jurío ya analizó muy bien su situación gracias a un pleito que duró tres años, de 1788 a 1791 y que informa con amplitud sobre las lenguas habladas en este pueblo (RHEN, pág. 139-166).
El dato más importante que aporta este proceso quizá sea el de la mención del término "castellano cerrado" que utilizó el beneficiado Arano, haciendo referencia a unos pocos vecinos: aunque entienden y hablen diferentes palabras en vasquenze, no se pueden llamar bascongados por ser castellano cerrados, así tampoco los quatrocientos vascongados [de Aoiz], aunque tal qual palabra entiendan y hablen en castellano, no se puede decir que saben y entienden este lengoaje (pág. 157). El propio alcalde Lasa le desmiente dando también números muy exactos: de las ochocientas cincuenta almas solo cincuenta o sesenta ancianas y advenedizas hablan solo vascuence por no poder dejar el hábito.
Conclusión: Si aplicamos estos datos a Puente podemos asegurar que hacia 1790, para unos el 90% de los habitantes son vascongados cerrados y para otros el 10%. Vamos a dejarlo, pues, en un 50% de vascongados cerrados (seguramente muchos de ellos entenderían el castellano pero no serían capaces de expresarse bien); un 25% de euskaldunes que dominarían perfectamente el castellano; y otro 25% de castellano cerrados. Estas referencias se podrían aplicar a Puente, pero en los pueblos del noroeste del valle el número de vascohablantes sería prácticamente del 100%. Precisar estos datos nos resulta muy importante para observar la evolución del idioma en Valdizarbe y Valdemañeru durante el siglo XIX.
Si hacemos un repaso de los testimonios que aparecen en la zona que nos ocupa durante este siglo, lo que más llama la atención es el hecho de que prácticamente desaparezcan las fuentes procedentes de los juicios clasificados en los archivos. Este tipo de datos habían resultado fundamentales para indagar sobre la extensión del euskera en ambos valles, ya que muchas veces se dejaba constancia en ellos de las dificultades de los habitantes para hacerse entender en castellano. Pero la crisis causada por las guerras desarrolladas durante este siglo y la reestructuración interna que sufrió Navarra como nueva provincia española hicieron que cambiara totalmente el panorama interno a lo largo de la centuria. 
Varios documentos de principios de siglo en lugares tan apartados del valle como Zirauki, Mañeru, Artazu, Biurrun o Añorbe dan una idea fehaciente del ambiente euskaldun en el que todavía se desenvolvía la gente en su vida diaria. He querido recoger también algunos datos de Artajona, por quedar al sur de Añorbe y ofrecer legitimación a los testimonios del valle para este periodo que es el primer cuarto del siglo XIX. Cabe destacar muchas veces la juventud de los actores, ya que en los documentos se relatan bastantes altercados entre cuadrillas de jóvenes, además de reyertas entre adultos, atracos y disputas entre mujeres que son indicio del entorno vascongado que aún se percibía. A partir del segundo cuarto del siglo XIX los datos que van apareciendo son más generales y hacen casi siempre referencia al valle en su totalidad o al caso concreto de Puente, por su importancia como centro neurálgico del valle. Por el dato de 1820 se puede deducir que, efectivamente, los vecinos utilizaban el vascuence en su vida diaria y que el idioma no estaba exclusivamente circunscrito a los niveles más bajos de la sociedad, el de los agricultores, ganaderos y profesionales no cualificados. Mucho se ha escrito sobre la bipolarización socio-lingüística y cada día se cuestiona más y se pone más en entredicho la dualidad ‘gente culta/castellano’ y ‘gente vulgar/vascuence’ comúnmente aceptada. Es esclarecedor el hecho de que todavía en 1820 y en pleno centro del valle una persona de calidad y letras como el alcalde de Puente la Reina conversara en euskera con un tabernero. Habría que ver si este dato es un hecho aislado o si todavía se podría admitir una implantación social del bilingüismo incluso en las altas capas de la sociedad, en la de los maestros, escribanos, apotecarios y cirujanos.
Por el contrario, aparece un nuevo tipo de fuente cuyo origen se sitúa en la ilustración del siglo XVIII y se extiende durante el romanticismo del XIX. Los trabajos de investigación que giran en torno a un nuevo concepto de sociedad culturalmente inquieta quedan también plasmados en el valle por medio de científicos tan ilustres como Luis Luciano Bonaparte, Paul Brocar, Julien Vinson y Arturo Campión, y del poema anónimo que canta a la leyenda del chori de Puente la Reina.
Todavía había en el ámbito eclesiástico sacerdotes que se molestaban en la traducción y elaboración de catecismos y sermones que certificarían el hecho de la presencia extendida del euskera en la zona. Los clérigos habían sido hasta ese momento, más por necesidad que por capricho, firmes defensores del adoctrinamiento de los feligreses en su lengua vulgar. Desde las parroquias locales se había respetado la espontaneidad en la elección del idioma de confesión, algo a lo que prácticamente se veían obligados para que la administración de los sacramentos no quedara desvirtuada. Los documentos de 1865 hallados en una casa de Úcar pueden ser un indicativo de que todavía había parroquianos nacidos al final de la centuria anterior que se desenvolverían mejor en euskera que en castellano.
Aunque hay pocos datos que hagan referencia a los pueblos del valle, parece evidente pensar que el idioma estaría mucho más extendido que en Puente. Un importante testimonio confirma que Artazu y Guirguillano son todavía municipios netamente euskaldunes. En el famoso mapa de Bonaparte en el que ilustra con colores los diferentes dialectos del euskera y en el que distingue tonalidades según la cantidad de vascohablantes que habitan los pueblos, los caseríos de Soracóiz y Orendáin aparecen en el tono más oscuro. El apéndice es claramente perceptible, como si hubiera querido dejar constancia expresa de este acontecimiento. Según el censo de la época que cita Yrizar estos tres caseríos (incluye Zabala quizá como parte de Orendáin) los poblaban 107 personas, cuya mayoría era vascoparlante. Es importante tener este testimonio en cuenta para entender la evolución del euskera en el siglo XIX y XX, ya que en esta zona desaparecerían probablemente los últimos euskaldunes de Valdemañeru. Los mismos datos que aporta Jurío y que dan una mayoría euskalduna para Aoiz hacia 1790 son casi extrapolables a algunos caseríos de Guirguillano 70 años después, en 1860.


1860 Mapa de Bonaparte. La presión del castellano iba cercando al
euskera. En el noroeste todavía había zonas (en verde oscuro)
que conservaban más de un 50% de vascohablantes. 


La paciente recopilación de datos que ha supuesto este estudio ha constatado que la memoria popular actual navarra todavía guardar en el recuerdo la época en la que Valdizarbe y Valdemañeru fueron euskaldunes. Hay que ir levantando cada piedra del camino para encontrar la inscripción indeleble cincelada hace 150 años. Los dos ejemplos recogidos en Lumbier y Etxarri-Aranatz y situados en los 70 del XIX son una muestra de ello. 
Para estudiar el retroceso del euskera en esta zona convendría recordar un par de puntos que considero importantes y que pudieron marcar el retroceso del idioma en ambos valles durante el siglo XIX. El primero, que la frontera lingüística vasco-castellana entre Mendigorría y Puente la Reina estaba muy consolidada y se había mantenido inamovible durante cientos de años. El segundo, que Puente la Reina y Obanos, separados ambos por escasos dos kilómetros, sumaban un total de 4500 habitantes en 1860, tres veces más que los pueblos más grandes como Ochagavía o Aoiz y bastantes más que algunos valles como los de Salazar o Erro. (P de Yrizar, Los dialectos..., pág 16).
No parece ilógico pensar, por lo tanto, que la regresión del euskera durante el siglo XIX hubiera sido más lenta que la que se dio, por ejemplo, en el siglo XX en la variedad de Vidangoz, en unas condiciones muchísimo más desfavorables de presión y aislamiento (G. Lekaroz, Una pequeña historia..., pág 7).
La mayoría vascoparlante del valle en 1790 bien pudo haber dejado en herencia su lengua hasta comienzos de la segunda mitad del siglo XIX. Las últimas trasmisiones del idioma de una generación a otra se habrían realizado en alguno de los pueblos periféricos como Muruzabal, Uterga, Guirguillano o Artazu. Tres datos de ancianos y ancianas vascongadas nacidos en 1841, 1857 y 1861 y fallecidas en el siglo XX parecen confirmarlo.


DATOS

1800 - Añorbe: Manuscrito en el que se relata el altercado del regidor cabo con una cuadrilla de mozos que, por lo que parece, tenían al vascuence como lengua común y corriente. El regidor Dionisio Zabalegui dijo en sus declaraciones que cuando se separó de los mozos notó que decían en vascuence …mejor que tuviese madurada una tunda, peguémosle a pedradas. De este hecho se deduce también que el regidor entendía el vascuence que hablaban. (AGN. Nº-141446, 51 folios. Documento revisado por J. Azparren de Añorbe)

1801 - Zirauki: Un dato importante para la zona de Zirauki y Mañeru, que parece que fue la primera que perdió el euskera en ambos valles de Ilzarbe y Mañeru. El euskera era todavía en 1801 la lengua comúnmente hablada en Zirauki. Una testigo refiera las dificultades que todavía tenían algunas personas para hacerse entender en castellano. La susodicha estará mal romanzada, pero por la coletilla final no parece que tuviera un pelo de tonta:

Doña Petra Ziga, mujer de don Tomás Segura, vecina de esta villa... De edad de veinte y tres años... Que Agustina Oteiza es mujer muy sencillísima, mal romanzada y de corta inteligencia en las voces castellanas... oyó como la nominada Oteiza expresaba a la otra así, yo soy mal arromanzada, pues si tuviera la lengua tan limpia como ella, no le diría lo que le había dicho y que si le había dicho, ya le había pedido perdón y que el que no es cófrade que no tome vela...
y el once previene, entiende según le parece, que la expresada Oteiza, caso de haber ofendido al nombrado alcalde o otra persona, que no cabe en ella infamar a nadie, hubiera usado de término o lengua vascongada, que es la que comúnmente se habla en dicha vuestra villa.

(FM1, pág. ARGN. Nº-171774. Año 1801)


1801 - Añorbe: El altercado en el que se ven involucrados dos cuadrillas de Añorbe un domingo, 11 de enero de 1801, sobre las 11 de la noche, puede ser una buena muestras del ambiente euskaldun que todavía se respiraba entre la juventud del pueblo. Miguel Aldabe pretendía que Antonio le prestara una bigüela o guitarra que habían comprado a medias, pero este le decía que se la daría si le pagaba la parte que le debía. Antonio y su hermano Bartolome resultaron entonces agredidos y este último gritó en vascuence: ¡chicos moveos!. Fueron varios los testigos que declararon que gritaba en vascuence. En la reyerta se vieron mezclados varios vecinos, entre ellos, Manuel Beguiristain, de 17 años, y Joaquín de Santesteban, de 36, que también recibió una buena tunda de palos. Su mujer, temerosa, le llamaba por su nombre, pero él no respondía, sino que gritaba en vascuence "hay Jesús, dejadme, dejadme". Fueron varios los que acabaron en el médico y otros tantos en la cárcel. La justicia parece que no anduvo fina y al final fueron los agredidos los que acabaron presos. (AGN. Nº-183499, 73 folios. Documento revisado por J. Azparren de Añorbe)

1801 - Artajona: Los jóvenes de Artajona aún se expresaban en euskera. Así lo declaran dos testigos, Sevastian de Arregui y Luisa de Echegoyen, después de que los acusados hubieran matado un conejo que se lo quería levantar otro:

En siguiente dicho Sr. Alcalde hizo comparecer a su presencia y la de mi el secretario a Sevastian de Arregui de estado soltero natural de esta villa... dijo de ser de edad de veinte y un años... se hallava el que depone en el carasol de la casa de su cuñado... pasaron por el frente, le dijo Jurio a Abinzano en idioma Vascongado, ven aqui conmigo sigueme...

entonces oio que Maximo Abinzano dijo darle duro en idioma vascongado...

(FM3, pág. 270; Archivo Ayto. de Artajona. Caja Nº-143)

1802 - Artajona: Tres músicos con una vihuela (vigüela) cantan canciones y hablan en euskera. Caben preguntarse si estas canciones no serían en euskera. La jota no estaba aún extendida por Navarra.

eran tres los que davan la musica que aunque no los conocio reparo que el que tañia la viguela y otro eran de vastante disposicion... que se hablaban entre ellos en lengua Vascongada...

(FM3, pág. 271; Archivo Ayto. de Artajona. Caja Nº-28)

1803 - Artajona: Con motivo de la pérdida de una churruta o caja de tavaco Carlos de Zabalza, al que le havian quitado la mitad de su tavaco... llevado de su colera, se lía a garrotazos contra Joseph de Mendioroz y Joseph Xavier de Echarte, que pasaban por ahí, en vez de contra el supuesto ladrón Juan Joseph Arrazuvi, de edad de veinte años. Mendioroz asegura que

no recuerda hubiese proferido las palabras con que se le hace cargo y solo es cierto que todo su enfado y colera era dirigida a dicho Arrazuvi y el motivo de tirar a este la segunda garrotada fue la de haverle injuriado en lengua Bascongada con la espresion de demonioarcodola que es castellano quiere decir sangre de diablo...

(FM3, pág. 273; Archivo Ayto. de Artajona. Caja Nº-65)

1804 - Mañeru: Por el Camino Real de Puente a Pamplona dispuestos a cometer alguna felonía mientras conversaban en euskera:

Manuel Alfaro, natural de la villa de Mañeru, de estado soltero... De edad de cuarenta años... tomando a dicha hora de las once y media el Camino Real nuevo, que desde Puente dirige para la referida ciudad de Pamplona, hallándose el testigo y dicho su compañero a luego de la salida en el citado Camino Real, a un arriero trajinero que iba a pie y sin caballería alguna, fueron hablando con él en la lengua vascongada.

(FM1, pág. 104. ARGN. Nº-194224. Año 1804)

1805 - Artazu: Las reyertas en las calles de Artazu eran todavía en euskera:

Gregorio Martínez de Irujo, labrador, vecino de este lugar... De edad de treinta y cuatro años... oyó que unas mujeres cuya voz conoció, gritaban en lengua vascongada, ¡estate quieto!... y enseguida percibió clara y distintamente que Joaquín de Bergara gritaba diciendo en el mismo lenguaje, ay muchachos, las tripas me hais sacado... que a breve volvió a oír nuevas voces y especialmente la del testigo 4, quien en lengua vascongada iba diciendo, lo han muerto y sacado las tripas.

(FM1, pág. 121. ARGN. Nº-194313. Año 1805)

1806 - Puente la Reina /Gares: Don Luis Carlos y Zuñiga, cura de Escalonilla (Toledo), era un váscofilo que ya había publicado un trabajo sobre las inscripciones de caracteres celtibéricos y béticos en lengua vascongada. El 6 de agosto de 1806 dirige una carta a J. M. Murga hablándole del euskera de Puente:

...hace muchos años q. me escribió mi primo Beraza (natural de Amillano, de bascuence cerrado) q. había tantos modos de hablar bascuence, casi como valles bascongados. Yo (navarro) experimento lo mismo en Puente la Reyna en donde no dicen 'guizona' sino guizone, singular; no 'ardoac', sino ardoec, plural y algunos ardoic...

(Ángel Irigaray. "Geografía histórica de la lengua vasca". Colección Auñamendi, Zarauz, tomo I, 1933, pág. 98ss; "Una Geografía Diacrónica del Euskera en Navarra". Pamplona, 1974, pág. 75)

1807 - Biurrun: Hubo un atraco en el Carrascal y aparece un adulto de Biurrun declarando:


Martin de Cia natural de el lugar de Biurrun y residente en la venta del de Oloriz, labrador... siendo de edad de cuarenta y quatro años... que le quitaron todos los dichos efectos al que declara, heran el uno de los mas dispuestos y el otro el mas corto y bajete este unas abarquillas, un jubon de pana azul bastante usado y sombrero ambos y a tiempo en que lo tenian en tierra decian en vascuence, matemolo...


(Euskera en la Valdorba, II, Barasoain. Fernando Maiora, 2008)


1815 - Zirauki/ Artajona: Los hechos de este juicio suceden en fiestas de Mendigorría, durante la tarde que se celebro la funcion de novillosSe enfrentaron dos cuadrillas de Zirauki y Artajona que se encontraron en la taberna de Mendigorría, alli con el vino, con las indiscreciones y lascivas conversaciones, con la vanagloria de valientes... se subscito una riña personal... Se organiza una buena trifulca, dado que un grupo de gente, con Pedro José Linzoain y el Fraile Olague de Artajona a la cabeza, empezaron a fomentar la camorra... subia por la calle un tropel de jentes dando de palos a cuantos encontraban... 
Hay más de 100 testigos, uno de los cuales asegura:

La 42 dize que estando en la casa junto al Calbario a la salida del pueblo obserbo que un tropel de jentes hiban corriendo hablando en Bascuenz que por no entender el idioma no sabe lo que decian...

(FM3, pág. 273; AGN Nº 141771)

1815 – Puente la Reina/ Gares: En un libro sobre el origen de la lengua vasca publicado en París en 1875 por el antropólogo francés Paul Broca se aporta un dato interesante sobre el uso del euskera en Puente a principios del siglo XIX: se cita la existencia de dos fuentes familiares diferentes que testimonian la utilización de este idioma unos sesenta años antes.
Comentario de Broca sobre Puente la Reina y el libro de 
Francisque-Michel de 1857 en el que aseguraba que en Olite se 
hablaba euskera.

Je tiens de deux sources différentes que quelques familles parlaient encore cette langue, il y a une soixantaine d'anées, a Puente-de-la-Reina, ville située aujourd'hui en dehors de la ligne basque, á cinq lieues au sud de Pampelune.

(Paul Broca. Sur l´origine et la repartition de la Langue Basque: basques français et basques espagnols. Paris, 1875. Pág. 43. Para mapa véase dato 1875)


El investigador comenta la reseña de un libro publicado por Francisque-Michel en París en 1857, donde se asegura que un navarro de Olite afirmaba que hablaba vasco con sus amigos cuando era pequeño. Este hecho coincidiría también con la segunda década del siglo XIX. El libro se puede consultar también en internet:

Déjà, à ce qu'assurait un Navarrais d'Olite, cet idiome a, depuis vingt ou vingt-cinq ans, perdu environ huit lieues de territoire dans la Navarra espagnole. Il avait parlé le basque avec les enfants de son àge à Olite, il y a trente-cinq ou quarante ans, et aujour-d'hui il faut remonter dans la Navarre sept ou huit lieues au nord de cette localité, une demi-lieue plus loin que Pampelune, pour entendre parler cette langue dans les villages, où son empire s'éntend non sans quelques interruptions.

(Francisque-Michel, Le Pays Basque. Sa population, sa langue, ses moeurs, sa littérature et asa musique, Paris, 1857, pág 5)



1820 - Puente la Reina/ Gares: Ángel Irigaray reproduce un artículo de J. M. Recondo, La lengua vernácula de S. F. Javier, publicado en B. S. V. de Amigos del País, n. 2, 1961. Recondo copia de Igancio Baleztena un curioso dato de 1820 a propósito de los incidentes de protesta contra la Constitución que Irigaray reproduce así

algunos alborotadores se refugiaron en una taberna y el capitán que los perseguía con el alcalde preguntó al tabernero por los fugitivos: viendo que este no daba señales de comprender la pregunta, el alcalde la repitió en vascuence, y entonces el tabernero contestó en la misma lengua que allí no había entrado nadie. 

(Ángel IrigarayNotas sobre la antigua lengua, Príncipe de Viana, 1961, pág. 102; XV, 8.3.1820)

1833 - Puente la Reina/ Gares: Una serie de alborotadores nocturnos que se reúnen dispuestos a cometer alguna fechoría son llevados a juicio y todos ellos aseguran cómo Manuel Osaba, soltero, dijo a los demás en idioma vascongado, esta es buena ocasión para joderlos. La fecha es aproximada y aún está por confirmar. (FM1, pág. 140. ARGN. Nº-196231)

1833 - Valdizarbe: Con motivo de la declaración de la Primera Guerra Carlista llegan a Gares algunos oficiales encargados de la instrucción de los soldados que carecían de formación militar suficiente. Estos oficiales tienen que recurrir a los sacerdotes para que les hagan de intérpretes dado que algunos de ellos no dominan bien el castellano. (Alberto J. Aceldegui. Las fiestas de 1837. Revista Entorno Valdizarbe, nº 82, pág. 48)


1846 - Villanueva/ HiriberriEl nombre de este caserío del término de Puente la Reina /Gares que muga con Belascoáin está en uso, por lo menos, desde el año 1123 con el nombre de Aoss Iriberri (JPV, pág. 233). Desde entonces se ha ido utilizando de manera continuada y en los apeos de 1678 y 1727 aparece exclusivamente como Yriberri. En el de 1678 incluso se tiene que notificar a los declarantes lo acordado en el idioma bascongado por no poder comprender el castellano. En el de 1727 figura el nombre del antiguo palacio llamado Jaureguizarra y en el de 1797 todavía se le denomina en bilingüe como Señorío de Villanueva o Iriberri. La última cita se remonta al año 1846 cuando Juan Ramón Arana y Munárriz llega a Obanos para casarse con Isidra Echevarría y decide dejar constancia de su procedencia asegurando que es natural del caserío de Iriberri
Puente la Reina/ Gares y Villanueva/ Hiriberri son los dos únicos topónimos mayores de toda la cuenca que tienen doble nombre en euskera y castellano. La perduración de estos nombres en el tiempo está seguramente ligada a la existencia del propio idioma vascongado. Ambos topónimos (Gares e Hiriberri) sobrevivieron mientras el euskera se mantuvo vivo. Hay que recordar la cita de Orixe de principios del XX en la que asegura que su casera era de Puente, hablaba euskera y siempre decía Gares. (ESTADÍSTICA, LEG.8, N.1, Pág. 45)(A. Pérez de Laborda. La Villa de Obanos, Doc. 1263. Véase datos 1678, 1727, 1797)

1850 - Muruzabal: Algunos de los 53 sermones escritos en euskera descubiertos en una casa de Muruzabal y entregados a José María Satrustegi están fechados a mediados del siglo XIX. Aunque es dudoso que hayan sido transcritos por el párroco del pueblo, bien pudieran haber sido utilizados por él para los oficios y pueden ser un testimonio importante de la extensión del idioma entre sus feligreses (véase dato de 1743).

1860/1870 - Valdizarbe/ Valdemañeru: En un estudio realizado por Pedro de Yrizar (1910-2004), miembro de Euskaltzaindia, que se publicó en el Anuario del Seminario de Filología "Julio de Urquijo", se hace un análisis pormenorizado de la situación del euskera en Navarra en 1860, 1935 y 1973. Las bases para calcular las cifras de 1860 están tomadas del estudio que realizó Bonaparte hacia esta época. 
Yrizar toma como base el censo de 1860, y a partir de ahí le aplica los números de Bonaparte según las dos zonas de intensidad máxima (más del 50% de euskaldunes) o mínima que él delimitó. Dentro de las zonas de máxima intensidad establece también Yrizar una diferencia en superior o inferior tomando en cuenta si el euskera desapareció en 1935 (como en nuestro caso) o no. Así pues, Yrizar fija en un 14% el total de vascófonos, por ser este el promedio de los mayores de 51 años en el total de habitantes.
El desglosado de ambos valles queda, según Yrizar, de la siguiente manera:



Según Yrizar en 1860-70 había en Valdizarbe 1225 personas vascófonas mayores de 51 años.

Para Yrizar había en 1860-70 en Valdemañeru un total de 236 personas vascófonas entre los habitantes de todas las edades de la zona de máxima intensidad y los mayores de 51 de la zona de mínima intensidad. 
Reconociendo que estos datos podrían aportar una imagen bastante precisa de la situación del idioma en ese momento, convendría hacer alguna puntualización sobre el cómputo total de 1500 vascófonos que todavía habitaban ambos valles: ni todos los mayores de 51 años hablaban vasco, ni todos los menores de 51 eran desconocedores del idioma.
En 1865 los mayores de 51 años habrían nacido en 1815, debiendo haber sido estas, por lo tanto, las últimas transmisiones del idioma de padres a hijos. Pero los testimonios que tenemos de hablantes del euskera a partir de 1900 son muchos. Y a todos ellos se les habría transmitido la lengua muy posteriormente a 1815. Sin duda que los vascófonos deberían haber sido algunos más de los que calcula Yrizar.




Mapa realizado en 1973 por Pedro de Yrizar con un cómputo aproximado de vascófonos del dialecto Alto-Navarro Meridional en 1860/70-1935-1973. Fuente: Anuario del Seminario de Filología "Julio de Urquijo"

(Pedro de Yrizar. Los dialectos y variedades de la lengua vasca. Variedades desaparecidas y variedades amenazadas de rápida extinciónAnuario del Seminario de Filología "Julio de Urquijo", VII, Donostia; XV, 1.1.1860)

1860/1870 - Guirguillano: En las cartas escritas por Bonaparte a algunos de sus colaboradores entre 1860 y 1870, este sitúa al municipio de Guirguillano entre los pueblos navarros del ámbito euskaldún, al igual que el valle contiguo de Guesálaz y pueblos del valle de Echauri como Ibero. Guirguillano se convierte así en el municipio más meridional del ámbito de mayoría vascongada. Valdizarbe se encuentra en una zona de contacto donde todavía existe una minoría euskaldun, que abarca toda la Cuenca de Pamplona y cuyos pueblos más meridionales son Barásoain y Garínoain en la Valdorba y Orísoain en el valle de Léoz. (Koldo Zuazo. Euskararen egoera Bonaparteren Garaian. Jakin Aldizkaria 1991)

1863 - Valdizarbe: En una carta de Luis Lucien Bonaparte a Bruno Echenique, fechada el 9 de julio de 1863, el Príncipe se empieza a interesar por primera vez por la variedad del dialecto que se hablaba en la Valdorba y el Valle de Léoz. Parece que tiene la certeza de que se habla en el primero y quiere saber si también ocurre así en el valle de Léoz. Estos dos valles quedarían integrados unos años más tarde dentro de lo que el llamó subdialecto d'Ilzarbe, dentro del dialecto Alto-Navarro Meridional.

Quant au basque de Valdorba j’ai de la peine à croire qu’il se soit éteint dans toute la vallée. Solchaga, quoique marquée comme basque, dans mes renseignements de 1856, se trouve bien rapprochée des autres localités où le basque n’existe plus. Pour être tout à fait certain, il faudrait s’informer si le basque est encore parlé à Leoz (1), qui est la localité du Valdorba qui a toujours conservé la réputation d’être basque. Si réellement cette langue n’existe plus à Leoz, je reconnaîtrai le fait. Dans le cas donc où le basque aurait disparu de la merindad d’Olite, ou partido de Tafalla, (je ne me souviens pas bien lequel), il faudra avoir recours au basque d’Ayesa et d’Ezprogui, qui, quoique appartenant à la division de Aoiz ou Sangüesa représentent le basque le plus méridional qui existe, tout aussi bien que celui du Val d’0rba. Ne pouvant pas avoir du basque de Leoz, celui d’Ayesa ou
d’Ezprogui pourrait m’être utile.

(Julio de Urquijo. Cartas escritas por el Príncipe L.-L. Bonaparte. RIEV, vol. 4, nº 2, 1910, pág 267) 

1864 - Puente la Reina/ Gares: Louis Lucien Bonaparte, que tiene 51 años, publica el libro Le verbe basque en Tableaux.

Foto cedida por Pilar Yoldi de la casa Gaztelu de Úcar
donde se encontró este valioso documento de 1865 

con la traducción al euskera del catecismo de Astete.
1865 - Úcar: Jose Yoldi Roncal le hace entrega a José María Satrustegi de dos manuscritos hallados en su casa de Úcar llamada Gaztelu. Los manuscritos resultan ser un sermón escrito sobre una cuartilla, Garizumako lehen igandea, y la traducción del catecismo del P. Astete Doctrina de Bascuence, interesante ejemplo por lo tardío de su elaboración y porque, aunque es parecido al euskera de la cuenca de Pamplona, aún conserva reminiscencias del dialecto de Valdizarbe. 

Hiztegiari dagokionez euskera oso lardaskatua darabil, erdal hitzez barra barra baliatzen baita. Garrantzia badu, halere, euskara galdu zen lurralde bateko lekukoa den aldetik eta beranduko aitorpena, 1865ekoa alegia, bestalde. 
(Jose María Satrustegi, Ukar itzarbeibarko doktrina, 1865, FLV 89, 2002, p. 149-167)

El catecismo del Padre Astete fue mandado traducir por orden de Bonaparte al aezcoano, salacenco y roncalés. El reconocido aristócrata francés ya había mandado traducir el cántico de los tres niños a estos tres dialectos, además de a los de Olza, Goñi, Elcano y Puente la Reina, siendo publicado en 1869 (Arturo Campión. Gramática Bascongada, Tolosa 1884, pág 20ss). Se podría cuestionar si esta traducción encontrada en Úcar no sería realizada por mandato del propio Bonaparte. 

1866 - Guirguillano/ Artazu: En carta fechada el 13 de abril de 1866, Bonaparte pide a Echenique información sobre el Valle de Olza, subdialecto al que asignaría más tarde el habla de los municipios de Guirguillano y Artazu en Valdemañeru. 

Toutes les informations que vous pourrez me donner sur le basque d’Olza ou d’autres vallées, en prenant pour base une partie des demandes que nous avons faites à Roncal, Salazar, Aezcoa, Arce etc, ne pourront que m’intéresser infiniment.

(Julio de Urquijo. Cartas escritas por el Príncipe L.-L. Bonaparte. RIEV, vol. 4, nº 2, 1910, pág 292)

1866 - Puente la Reina/ Gares: En una carta firmada en Baiona el 15 de agosto de 1866 Louis Lucien Bonaparte indica a su colaborador Echenique que estaría muy contento de tener una muestra del vascuence de Olza, de Goñi et de Puente-la-Reina, un hecho que sugiera el desconocimiento que todavía tenía sobre este habla local:
Extracto de los apuntes de Bonaparte sobre el dialecto de 
Puente la Reina/ Gares. Fuente: portada del libro de Aitor Arana 
Irakurgaiak Izarbeibarko euskaraz, 2011.

Je serais très content d’avoir un échantillon du basque de Olza, de Goñi et de Puente-la-Reina. Vous avez toujours été si bon pour moi que j’espère vous me répondrez le plus tôt possible pour me fixer sur l’opinion de la dame de Mugueta, maîtresse de la posada de Aoiz et en même temps pour me faire savoir si à Goñi, Olza et Puente la Reina on parle absolument le même basque, ou seulement des variétés ressemblantes. A Puente-la-Reina, on m’assure, que le basque quoique à-peu-près éteint, y est très différent. 

Bonaparte propone entonces una frases para intentar identificar algunas diferencias fonéticas y morfológicas:

ssaten, ou yaten ou jaten.
Gizonak eman dute ou gizonek eman dute
ceren ona baita ou ceren ona den
yaunagan ou yauna baitan
guizon ura ou guizon gura
eman zuten ou eman zute,

enfin tous les mots les plus importants et les formes distinctives grammaticales que vous pourrez me donner, ainsi que les euphonies, me feront le plus grand plaisir. Je me recommande donc à vous pour tous ces renseignements et suis comme toujours.

(Julio de Urquijo. Cartas escritas por el Príncipe L.-L. Bonaparte. RIEV, vol. 4, nº 2, 1910, pág 294)

Sobre el punto en el que Bonaparte asegura que el euskera de Puente está casi extinguido, habría que matizar alguna cosa. Para ello nada mejor que citar a Francisco Ondarra, porque lo explica a la perfección: 

Extrañará a los no iniciados, y hasta les sonará a cuentos de hadas, el que se diga que hace un siglo había vascoparlantes o euskaldunak autóctonos y no advenedizos en esos lugares, sobre todo en Puente la Reina. Pero no hay duda ni error, si se tienen en cuenta las medidas que tomaba el Príncipe para estar bien enterado y los baremos que utilizaba para calificar la supervivencia de la lengua vernácula en determinado lugar. No se contentaba con que hubiera gente que supiese la lengua, debía además hablar en ella con sus vecinos. En carta a Echenique escrita entre los meses de mayo y agosto de 1862, afirma, refiriéndose a varios lugares de Alava, que desde el momento en que esas personas no usan el euskara más que con los campesinos que residen fuera de los lugares en cuestión, y no en estos, no les cuadra el nombre de vascos ni siquiera en minoría -se refiere a esos pueblos alaveses-. Este era el criterio que seguía en sus preparativos para la confección del mapa lingüístico del País Vasco, que por fin apareció el año 1869 y donde tal vez suavizó sus exigencias. Lo cierto es que ese mapa marca con un color más apagado todos los pueblos de Valdizarbe, indicando que había por la fecha de su publicación una minoría más o menos numerosa de euskaldunak nativos en todos los lugares del valle, que limita por el sur con Mendigorría y Artajona. (Francisco Ondarra. Materiales..., pág 134).

1866 - Guirguillano/ Artazu: En la posdata de una carta sellada en Londres el 15 de diciembre de 1866 Bonaparte demanda a Echenique más palabras para continuar con su labor de investigación sobre el habla de Olza, y por consiguiente de Guirguillano y Artazu, ya que estos municipios, según su clasificación posterior, quedarían integrados en el subdialecto Ultra-pamplonés:

Le basque d’Olza et les mots que l’on vous avait promisme seraient aussi fort nécéssaires à la continuation de mes recherches, mais il faut avoir de la patience!

(Julio de Urquijo. Cartas escritas por el Príncipe L.-L. Bonaparte. RIEV, vol. 4, nº 2, 1910, pág 295)
Luis Lucien Bonaparte (1813-1891) estuvo plenamente dedicado
al estudio del euskera. Su obsesión llegó hasta tal extremo que
los médicos se lo echaron en cara cuando enfermó hacia 1872.

1869 - Puente la Reina/ GaresLouis Lucien Bonaparte (1813-1891) comenzó su andadura como euskaltzale en 1847. La pensión que le adjudicaron como sobrino de Napoleón I le permitió dedicarse por entero al tema. Disponía de una ingente cantidad de colaboradores de calidad, a los que encargaba traducir distintas obras y catecismos para después poder contrastarlos (véase Fondo Bonaparte). La verdad es que suena como un gran anacronismo que en aquella época alguien le hubiera dedicado tanto tiempo y dinero a un tema como el euskera. El estudio de este idioma le cautivó de tal manera que acabó contagiando a muchos de sus colaboradores, que acabaron también plenamente dedicados a él. Incluso llegó casarse con una vasca, cuñada de un colaborador suyo, que, por lo que parece, le fue de gran ayuda.
Con el tiempo realizaría cinco viajes a Euskal Herria: 1856/57/66/67/69.  En principio parece que algunas fuentes confirman el hecho de que Bonaparte hubiera estado en Puente la Reina, pero J. A. Arana lo desmiente. Después de un primer intento frustrado de visitar el Valle de Olza en 1867, al final se decidió a venir en 1869. Sin embargo, las circunstancias políticas del momento no le permitieron internarse en Navarra y se tuvo que acomodar en Donibane-luhizune, adonde haría llamar a los colaboradores de la zona. En concreto, son cuatro los que nos interesan: Jose María Otamendi de Puente la Reina/ Gares, José Javier Larrainzar de Elcano, Juan Martín Ugarte de Olza y Vicente Gulina de Goñi. Para todos estos datos léase el excelente prólogo de J. A. Arana en el Catalogo de los manuscritos... de Glez. Echegaray, Markina, 1982, pág. 40/ 58.
Las testimonios que recogió de ellos para diferenciar con precisión las variedades del dialecto Alto-Navarro Meridional han sido suficientemente estudiados por Francisco Ondarra en su publicación: Materiales para un estudio comparativo del vascuence de Elcano, Puente la Reina, Olza y Goñi, Fontes Linguae Vasconum, nº 39, 1982.



Mapa de Bonaparte con la clasificación de los ocho dialectos del
euskera.
1869 - Puente la Reina/ Gares/ Uterga/ Úcar: Después de varios años de trabajo y continuos cambios de opinión con respecto a la catalogación final de las distintas hablas, en 1869 el príncipe Luis Luciano Bonaparte publica en Londres la Carte des sept provinces basques montrant la délimitation actuelle de l'euskara, et sa division en dialectes, suvs dialectes et varietés. Son dos mapas que incluyen las siete provincias vascas y la indicación de la situación actual del euskera y sus divisiones lingüísticas. Distingue tres grupos, ocho dialectos y 25 subdialectos. El dialecto Haut-Navarrais Méridional lo clasifica en tres subdialectos: Cis-Pampelunais: Egües, Olaibar, Arce, Erro, Burguete; D'Ilzarbe: Puente la Reina; Ultra-Pampelunais: Olza, Zizur, Gulina. (Julio de Urquijo. Cartas escritas por el Príncipe L.-L. Bonaparte. RIEV, vol. 4, nº 2, 1910, pág 242)

Este dialecto Alto-Navarro Meriodional es el más extendido, abarcando desde Roncesvalles hasta la Valdorba. En el mapa se delimitan con colores los distintos dialectos, variando la intensidad del color según su mayor o menor número de habitantes originarios que hablen el vascuence. Compárese con el mapa de Paul Broca de 1975. 



Ilustración del mapa de Bonaparte en el que se distingue por colores los distintos dialectos del euskera y según las tonalidades la intensidad con la que se hablaba. En el recuadro rojo se muestra la zona de Valdizarbe y Valdemañeru. El apéndice verde oscuro más meridional corresponde a la zona de Guirguillano. Este es un importante indicativo de que esta zona todavía estaba habitada por una buena cantidad de vascohablantes.

1869 - Valdizarbe/ Valdemañeru:  Bonaparte publica Le verbe basque en tableaux, con algunas anotaciones sobre el euskera de esta zona, y la traducción al euskera de Elcano, Gares, Olza y Goñi de Le cantique des trois enfants o Hiru gazteen kantika. De todas formas el legado que deja sin publicar es mucho más importante, como así lo constata el Padre Francisco Ondarra en el transcurso de sus investigaciones por los diferentes archivos (véase Fondo Bonaparte)En el trabajo de campo que el propio Bonaparte y sus ayudantes realizaron hicieron acopio de 1300 palabras, 520 muestras morfológicas y toda clase de ejemplos fonéticos y sintácticos Según el estudio, la castellanización en el léxico queda muy patente, no ocurriendo así con las magníficas listas verbales, prueba de la riqueza y buena conservación del idioma, de uso coloquial(Francisco Ondarra, Materiales para un estudio comparativo del vascuence de Elcano, Puente la Reina, Olza y Goñi, Fontes Linguae Vasconum, nº 39, 1982) 

Francisco Ondarra también publica una versión del Hiru gazteen kantika, aunque no sé si es la de Puente:

1. Jaunan obra guziak, benerika [zoze] Jauna, gauza guzien gañetik gora [zoze] beti. 2. Jaunan aingeruak, 3.Zeruak, 4. Zeruen gañean dauzten ur guziak, 5. Jaunan birtude guziak, 6. Iguzkia t'ilargia, 7. Zeruko izarrak, 8.Auri t'intza guziak, 9. Jainkoan espiritu guziak, 10. Sua ta beroa, 11. Otza ta beroa, 12. Intzak eta [izotzak], 13. Izoztea t'otza, 14. Izotza t'elurrak, 15. Gauak eta egunak, 16. Argia t'iluna, 17. Relanparoak eta lañuak, 18. Benerika bezo lurrak Jauna []: gauza guzien gañetik gora bezo beti. 19. Oianak eta aldapak, 20. Lurrean jaiotzen diren gauza guziak, 21. Iturriak, 22. Itxasoak eta ugaldeak, 23. Lumerak eta uretan mogitzen diren gauza guziak, 24. Zeruko [txori] guziak, 25. Arimale guziak eta [abreak], 26. Gizonen semeak, 27. Israelek benerika bezo Jauna, gauza guzien gañetik gora bezo beti. 28. Jaunan apezak. 29. Jaunan zerbitzukoak, 30. Espirituak eta justoen animak, 31. Sanduak eta umilak biotzes, 32. Ananias, Azarias, Misaelek.


Igualmente, entre la numerosa documentación de L. Bonaparte, el P. Ondarra encuentra en un trabajo de Gonzalez Echegaray (“Catálogo de la colección del Principe Luis Luciano Bonaparte que se guarda en la biblioteca de la Diputación de Vizcaya”, Euskera, VII, 1962, 219-258, núm. 48, 69, 78) una canción que más bien pudiera ser de Elkano que de Gares. Se titula Kattalin Errotako y es del estilo de la archiconocida Maritxu nora zoaz. Txema Hidalgo "Kapare", en su libro Nafar aire zaharretan, pág. 971, sitúa su origen en el siglo XVIII. La letra relata como Kattalin la del molino va a la fuente y allí mismo, detrás de un árbol, se encuentra con un mozo que, mientras ella llena el cántaro, le da un beso. Se preguntan por la edad y Kattalin dice que no ha cumplido los dieciocho, por lo que le propone no pasar del juego para disimular ante la gente y ante los de casa:

Katálin errotáko/ Edér galánt ori/, Itúrrirá banoaye/ Nai báuzu etorri/ Iturrira joan-eta/ Ttanta bat goragó/ Aritz baten atzéan/ Galai bat an dagó./ Ferretain betetzéan/ Biak musus musú/ Orduan gal in zio/ Zembat urte tuzú?/ Amazazpí-emezórzi/ Orá eztut kumplitu/ Lagunik bazinduke/ Yosta zindaizkezú/ Jende eben alkez, eta/ Echekoen beldurres/ dakizunas gerostik/ Ala ísimulatzen/ Ferréta utzi-eta/ Biok josta gaitzen.

(Frantzisko Ondarra, Garesko euskarari buruz zerbait, Iruñea, 1982-1-29, XV, 15.5.1867. Fondo Bonaparte)

1868 - Puente la Reina/ Gares: La leyenda del txori de Puente la Reina-Gares. Garesco-Choria, poema anónimo publicado en la Revista Euskara de 1880 y que habla de las 

quejas de un habitante de Puente la Reina (Navarra) por la ausencia del pajarito, que de tiempo inmemorial solía venir á quitar con sus alas y pico el polvo de la imagen de la vírgen de Puiy (del puente)

El texto es el siguiente:

¿Non zera txori maitea?/ ¿Non zera?, Garestarrai/ Ez aldezu berriz nai/ Icustamenic egin?/ ¿Zergatic orain ez zatoz Puico Virjiñaen autsa soñuac,/ Arpegitican kentzera ego ta mocoakin?
Aztu alzera nola gu/ Pozez biotzac beteric/ Zugan begiac jarriric/ Luzaro egoten giñan?/ Nola emen zu atsegintzeko/ Campay guztien/ Cantu chit alositsuak,/ Baita ere Mezac ziran?
Ez aldezu len bezala/ Gares-co errien azmoetan/ Ta gares-tarren biotzetan/ Zure antzura icusten?/ Chori chit maitagarria,/ ¡Zergatik bada aiñ luzea/ Gugandic zure urrundea?/ Atoz, ill ez gaitezen...
Puy es Virgiña aldatzea/ Zure asarre gogorarren/ Ta gure naigabearen/ Eracaya izan baliz,/ Gertu gaude, bear bada,/ Ama eleizatic kentzeco/ Eta zubian jarzeco/ Lengo tokian berriz.
Onra geyago izan zezan/ San Pedro-ra eraman gendun/ Ta aldaran ipiñi gendun/ Aingeruen Erregiña,/  Etzan ez chori maitea,/ Gure asmoa besteric/ Atoz, bada, atoz zerutik/ Icustera Ama Virgiña.
Atoz, atoz, ta jiraca/ len bezela apaindu zazu,/ Zure egoaekin garbizazu/ Virjiñaren arpegia./ Chori chit-ederra, atoz/ Zure biurtza ospatzeco,/ eta festa asco egiteco/ gertu dago gure erria.

El poeta le pregunta al chori por qué no quiere ver más a los garestarras y le recuerda cómo ellos solían estar largo tiempo observándole, y tocaban las campanas y celebraban misas. Le dice que si el motivo de su enfado es el traslado de la Virgen, ellos están dispuestos a devolverla a su lugar de origen. Le dice que el motivo del cambio fue únicamente para más honra del altar de San Pedro. Y, finalmente, le dice al chori que vuelva, que venga revoloteando como antes, para limpiarle con sus alas el rostro a la Virgen, y que celebraremos una gran fiesta. (Revista Euskara III, 1880, pág. 24; XV, 30.9.1868)

1870 - Gares/ Obanos/ Enériz: Leandro Oliver, archivero del ayuntamiento de Pamplona escribe que en Valdizarbe se habla el euskera. Sobre el vascuence de Puente, que aun lo hablan bastantes, se dice como chanza: ¿Dónde está tu marido?. Goizean joan da y todavía no ha venido. Otro dicho es el siguiente: ¿Qué dice el cura de Obanos?. Bebamos. ¿El de Eneritz?. Edan dezagun berriz.¿El de Gares?. Edan dezagun fuerte. ¿El de Larraga? Edan dezagun barra-barra. (EV, pág. 4; XV, 1870)
1873 - Mañeru/ Gares: A raíz de las Guerras Carlistas tuvo lugar este año la batalla de Mañeru o Puente la Reina donde los carlistas intentaron frenar, en la ermita de Santa Bárbara, el ataque de los gubernamentales que pretendían conquistar Estella. Durante los preparativos de la batalla el coronel catalán Antonio Brea tiene problemas para hacerse entender con la tropa reclutada de los pueblos limítrofes:

Antes del combate los mozos carlistas abrían de aguantar la arenga del citado cronista y coronel Brea, pero para desconcierto del coronel muchos de ellos no le entendían bien puesto que andaban escasos en el conocimiento del castellano, de esta manera se llamó al párroco de Puente la Reina –nacido en la propia villa-, don Ángel Gorriti Medrano (1855-1898), para que tradujera las palabras del coronel Brea al Euskara e impartiera las bendiciones pertinentes, supongo que en latín, sobre los soldados. (Alberto J. Aceldegui Apesteguía. Programa de fiestas 2012 del Ayto. de Puente la Reina/ Gares)


El vicario Ángel Gorriti Medrano nació en Puente en 1824 y era hijo del que fuera alcalde Pedro Gorriti y de su mujer Joaquina Medrano. En 1831, siendo niño, lo enviaron al Seminario de Pamplona. Fue elegido párroco de la iglesia de Santiago en 1855 y también de la de San Pedro a partir de 1880 hasta su muerte en 1898. Es significativo el dato de que a estas alturas de la centuria todavía hubiera soldados reclutados entre los habitantes de los pueblos del valle que tuvieran más facilidad para desenvolverse en euskera que en castellano. El coronel catalán Brea tuvo que recurrir a este intérprete para tener la seguridad de que su arenga causara efecto.

Aunque he dedicado tiempo para confirmar este dato, no he conseguido encontrar el testimonio concreto donde se asegure que Ángel Gorriti Medrano fuera un cura euskaldún. El libro del coronel Antonio Brea se encuentra en internet: Campaña del Norte de 1873 á 1876,Barcelona, 1897.

El presunto vicario euskaldún Ángel Gorriti
Medrano (1824-1898). (Fuente:
Alberto J. Aceldegui Apesteguía ,
Un paseo por Puente la reina/ Gares,
2007, pág. 127)


1873 - Artazu: Gracias al testimonio de una mujer de Lumbier tenemos una noticia directa más sobre el euskera hablado en Artazu. Cándida Irurozki de Lumbier dictó en 1968 una carta a su nieto Kepa Gorráiz, recordando los momentos vividos por el padre de esta en la última guerra carlista:

En Artazu se rompe una uña (arranca) cuando cargaban a Bayoneta; les hicieron muertos en este pueblo; buscando algo de comer en una huerta, unas zarras (mujeres) les salen corriendo gritando lapurra, lapurra (ladrones, ladrones) y otras cosas que no entendían...


(
Juan Karlos López-Mugartza Iriarte. Breve noticia sobre el teniente Matías Irurozki y el euskera en Artazu. Revista Huarte de San Juan. Filología y Didáctica de la Lengua, 12, pág. 119-123. Universidad Pública de Navarra)


Manuscrito de Kepa Gorráiz sobre una anécdota de la Guerra Carlista de 1873. 
Fuente: Juan Karlos López-Mugartza.


1875 - Puente la Reina/ Gares: Un anciano de Puente me contaba que estuvo años trabajando en Etxarri-Aranatz de profesor en un instituto, habiendo aprendido allí el euskera. Hacia 1970 un tal Ambrosio, vecino nacido hacia 1910/20, le contaba lo siguiente: En su casa se comentaba que uno de Etxarri fue a Puente a tratar con el garapitero y le dijo: Ardo hau kupel urrin (este vino huele a barrica). El de Puente le contestó en euskera con socarronería: Ikusten duzu neska eder hori?, bada bere ipurdia kakaurrin. (¿ves esa moza guapa?, pues su culo huele a mierda). Esta graciosa anécdota es una muestra más de cómo hoy, 150 años después, se conserva en la memoria popular el testimonio de que en Puente se hubiera hablado en euskera. La historia se podría situar a mediados de la segunda mitad del siglo XIX.

1875 - Echarren de Guirguillano: El eminente antropólogo francés Paul Broca publica en 1875 en Paris un libro sobre el origen de la lengua vasca. Broca fue el decubridor, entre otras cosas, del centro del habla del cerebro, ahora llamado área de Broca. En este libro se ilustra una Carte de la Langue Basque en el que se señalan los límites de este idioma. Es muy parecido al de los dialectos del príncipe Bonaparte de 1863 y se incluye Echarren en la zona vascófona, pero se excluye a Valdizarbe de ella. Véase también el dato del año 1815. (Paul Broca. Sur l´origine et la répartition de la Langue Basque: basques français et basques espagnols. Paris, Ernest Leroux, Editeur, 1875)

Mapa de Paul Broca en el que se señalan los límites del euskera en 1875 (pág 68-69).

1880 - Puente la Reina/ Gares: El médico, escritor y promotor cultural Ángel Irigaray (1899-1983), que es citado en este blog varias veces, aseguraba lo siguiente en uno de sus artículos:

El mismo que esto escribe, que no es un vejestorio, conoció en su juventud un anciano de 90 años que había estado de zapatero en 'Garesh' y aún recordaba algo de vascuence que había hablado allí en su juventud.

Por los datos que da, yo calculo que lo habría conocido en 1930 y que el anciano de 90 años habría estado unos 50 años antes en Puente, por lo tanto hacia 1880.

(Ángel IrigarayNotas sobre la antigua lengua, Príncipe de Viana, 1961, pág. 103)


1882 - Puente la Reina/ Gares: Julien Vinson (1843-1926) fue un profesor de lenguas orientales de París que acabó sumergido en el estudio del euskera, realizando varias publicaciones sobre los mitos, las costumbres y el idioma de los vascos. Aunque siempre se mostró crítico con el futuro de la lengua, nunca dejó de estudiar y escribir sobre el pueblo vasco. La relación que mantuvo con este fue tan estrecha que llegó a descender en globo en Gazolaz en pleno bloqueo carlista a la ciudad de Pamplona. En 1882 publicó en París Les basques et le Pays Basque, en el que muestra un mapa con las siete provincias y los límites extremos de la lengua. Incluye Puente la Reina/ Gares y todo el área de Valdizarbe dentro de la zona donde todavía se conserva el idioma.

Mapa de Vinson. Fuente: Mapas para una nación. Euskal Herria en la Cartografía y en los testimonios históricos. José Mari Esparza Zabalegui. Txalaparta, 2011, pag. 141.

1884 - Puente la Reina/ Gares: El lingüista Arturo Campión publica su Gramática de los cuatro dialectos literarios de la lengua euskara. En el prólogo que la precede este reconocido euskaltzale defiende que en Puente la Reina, en este momento, hablan vascuence las personas muy ancianas. (Arturo Campión. Gramática Bascongada. Tolosa, 1884)


Campión dejó constancia de la pervivencia de la lengua vasca en nuestro valle en 1884.
(Gramática Bascongada, pág 29).


1888 - Puente la Reina/ GaresSegún un relato de María Aranzadi el alcalde de Puente ofrece el siguiente bando:

Ordeno y mando que en la villa de Garés ningún iruñsheme ha de torear hasta que el Alcalde Jauna haga tres veces con el pañuelo zuri sembelen, sembelen, sembelen. (XV, 25.7.1888)

Un conocido mío de Iruña me relató la versión que le recitó Isabel Epalza, nacida en Iruña en 1925 y que la había oído de su madre, natural de Estella: Manda la villa Gares que todos los irunsemes no salgan a torear el torico Muturbeltz

1897 - Puente la Reina/ Gares: En una nota aparecida en la prensa se indica que aún hay ancianos, aunque pocos, que el vascuence lo hablan en la villa. (XV, 4.9.1897)

2 iruzkin:

  1. Mila esker! Ari naiz poliki poliki betetzen aurkitzen ditudan datu guztiekin. Ea finkatzen dugun azkenean euskeraren historia gure bailaran!

    ErantzunEzabatu