2011(e)ko apirilaren 5(a), asteartea

Siglo XVI


La Novissima Recopilación de las leyes del Reino de Navarra de 1513 es el punto de partida para la regularización de los archivos notariales locales. Es entonces cuando se dispone por primera vez que los papeles de los notarios deban ser dados a sus hijos o deudos más cercanos antes que a terceras personas. Todos estos documentos que se van archivando versan sobre los más diversos temas: compra-ventas de tierras de pantraer, subasta de yerbas, reuniones de concejos, contratos matrimoniales, expedientes de hidalguía y disputas sobre toda clase de derechos. Toda esta abundante documentación de manuscritos y actas que se van acumulando en los archivos generales de Pamplona y en los municipales y parroquiales va siendo publicada poco a poco y dando información rigurosa sobre cuestiones cotidianas que ya no solo afectan a las altas jerarquías sino al pueblo llano en general.

Lo que nos interesa a la luz de nuestro estudio son, sobre todo, las denuncias y procesos entablados. Al igual que ahora, también entonces estaban a la orden del día las acusaciones por los más diversos motivos. Por eso mismo los escribanos debían ser lo más fieles posibles a todo lo acontecido durante el proceso. Era en este punto donde radicaba el problema. El escribano se encontraba en la mayoría de los casos con asistentes y testigos que no entendían la lengua romance, idioma en el que se debía redactar el documento. Pero no por ello podía dejar de transcribir de manera fidedigna lo acontecido. En 1538 aparece el primer documento del valle en el que un escribano confirma que le ha “dado a entender en vascuence” todo el sumario a una de las testigos. En la centuria anterior ya se había de Jado nota de ello en un documento de Guendulaín del año 1425 (PMS, pág. 71). Esta coletilla va a ser parte fundamental del conjunto de los datos recogidos durante las siguientes centurias, aunque no siempre se constataba este hecho, seguramente porque no habría ninguna obligación sistemática que lo así lo requiriera. Sin embargo, al tener que ratificar el testigo lo escrito, era necesario que se lo dieran a entender en euskera.
A menudo resulta prácticamente imposible, por razones obvias, seguir el rastro del euskera en todos estos manuscritos. Las actas que conforman un juicio son extensas, tediosas y tremendamente farragosas. Imposibles de leer para un profano que no esté iniciado en la materia. A pesar de ello se van sacando a la luz poco a poco documentos que testimonian la importancia y extensión del vascuence en todos los ámbitos de la vida diaria. Uno de los documentos más sorprendentes que se ha encontrado sobre el dialecto del valle es la fórmula matrimonial vasca testificada en un auto de 1547 con motivo de la acusación de una mujer contra su marido por haberle abandonado y haberse casado con otra. Pero la circunstancia de que el matrimonio fuera verbal jugó en contra de la mujer. La instauración de contratos escritos también se extendió a la Iglesia, sobre todo a partir de la celebración del Concilio de Trento.
Aunque los datos recogidos en este siglo sean escuetos dan una idea bastante clara de que la lengua no estaba solamente circunscrita a la esfera de las capas sociales más bajas, la de los agricultores y artesanos. En la década de los cuarenta aparecen varios datos que confirman que también escribanos y palacianos eran dominadores de la lengua. El caso de la señora de Sarría es significativo, ya que no sólo tenía al euskera como lengua materna sino que desconocía el romance.
Las fuentes que informan de la realidad lingüística del reino provienen, curiosamente, de la administración eclesiástica, por el interés que siempre mostró la Iglesia en que se predicara en la lengua nativa. Los sermones de los curas se realizaban en vascuence, ya que estos se veían en la obligación de dar cuenta de haber transmitido la doctrina en la lengua que entendían los feligreses. La primera anotación de este tipo se sitúa en Olcoz en 1589.
En el siglo XVI existen dos relaciones importantes que hablan de la importancia de esta premisa. La primera se publica a cuenta de la predicación de la bula de los cautivos de 1527. La Iglesia sacaba cuantiosos beneficios de las bulas que eran compradas por los feligreses para ser perdonados por sus pecados. En el informe el reino se divide en tres zonas: “Tierra romanzada”, “Valdeaibar y sus comarcas” y “Tierra vascongada de este reino, con Tierra de Vascos y la provincia de Guipuzcoa”. La segunda relación es de 1587, cuando se publica el Registro de las Ciudades, villas y lugares de los Arzobispados del Reino de Castilla y León, en la que se enumera una lista completa de los pueblos vascongados de Navarra, trazando una muga lingüística que se extiende a la altura de Estella, Tafalla y Sangüesa, incluyendo todo el área de Valdizarbe y Valdemañeru como euskalduna.
Monteano Sorbet aporta un interesante dato estadístico después de revisar una gran cantidad de documentación. En la Zona Media de Navarra un 54% de los habitantes necesitan traducción al euskera. El total para toda la Tierra Vascongada es del 67% (PMS, pág. 76).

A lo largo de todo este siglo se va estabilizando la situación de la sociedad navarra, después de las guerras del siglo anterior y de las epidemias que habían devastado los burgos. Según los datos de la época la población navarra sufre un incremento importante de habitantes, algo que va a resultar fundamental para el transcurrir de la lengua. Puente la Reina pasa de los 105 fuegos u hogares del censo de 1366 y los 150 de 1514 a las 413 de 1553, lo que significa que en prácticamente 40 años triplica su población. La lengua deja de ser algo marginal geográficamente, una lengua hablada sobre todo por los campesinos que vivían en el entorno de los burgos, y pasa a ser vehículo principal y definitivo de comunicación para todos los estratos sociales: desde la nobleza y las profesiones más cualificadas, pasando por el clero, hasta el personal de servicio. Los importantes guetos gascones, francos y judíos que habían sobrevivido con sus privilegios hasta entonces se van diluyendo hasta desaparecer por completo. El romance navarro ya castellanizado toma el relevo al latín en la mayoría de diligencias y se constituye como única lengua escrita, aunque aún tardaría muchos siglos en penetrar entre los muros de casas y talleres. El contexto de desarrollo socio-económico que se va observando durante este siglo favorece también el propio desarrollo de la lengua vasca, aunque esta siga siendo ágrafa o no escrita, lo que no es ningún impedimento para que sea considerada y aceptada por todos como única lengua hablada en los dos valles. De la misma manera que el latín había sido durante mil años contemplado por todos como el idioma culto y confinado al mundo de la ciencia, la religión y la erudición, de esa misma forma se iba a relacionar el pueblo con el romance. Esta época duraría unos trescientos años, hasta mediados del siglo XIX. La reestructuración interna que sufrió entonces Navarra como nueva provincia española acabaría poco a poco con la difusión social que había tenido el euskera en todos los ámbitos.

DATOS

S. XVI - Obanos: Con la instauración de escribanos, notarios y archivos parroquiales comienzan a aparecer en los documentos abundantes topónimos de la zona. De los 28 términos que aparecen en Obanos en los documentos anteriores a 1600, la gran mayoría están en euskera, en total 19: Lamiategui, Ararcincea, Arnotegui, Iturgaiz, Iriondoa...; 5 en castellano: Nozal de las Nozas, San Lorenzo, Camino de las Salinas, Tejería y Facería; 2 mixtos pero considerados vascos ya que uno de sus elementos lo es: Prado de Obanos y Camino de Legarda; y otros dos que no sabría situarlos: Sansurdin y Morea. (A. Pérez de Laborda. La villa de Obanos. Ediciones Eunate, 2008).


1527 – Puente la Reina / Gares: Este año se pretende difundir la bula de los Cruzada en toda Navarra. Por razones prácticas se divide el reino en tres zonas. Puente la Reina/ Gares queda comprendida en la zona “Tierra romanzada”. En estos núcleos de población enclavados en la zona vascohablante se intentaba predicar el castellano por prestigio y por haber una fuerte minoría que eran castellano parlantes monolingües (PMS, pág 41).

1537 - Añorbe: Este año aparecen las primeras relaciones de testigos que dicen no comprender la lengua romance:

Martin de Larraya, vezino del lugar de Aynorbe... dixo ser de hedad de cinquenta y dos años poco mas o menos... que el dicho Johan de Asiayn demandante al tiempo del suso dicho ruido le dixo a Martin de Barasoayn jurado en romance muchas e dibersas palabras deshonestas por que por ser como es este testigo bascongado no las comprendio ny sabe que palabras le dixo...

Miguel de Muguiro, bezino del lugar de Aynorbe... dixo ser de hedad sesenta y quatro años poco mas o menos... e luego sin mas botando a Dios y deziendo en romançe ciertas palabras de furia que este testigo por ser bascongado no entendia...

(AGN. Nº-130402. Año 1537)

1538 - Biurrun:

Miguela de Biurrun, criada de la dicha Maria Gil, mesonera... dixo ser de hedad de veynte y tres años poco mas o menos... le dixo mas que esta testigo antes de agora esta que depone habia seydo examynada en la sumaria ynformacion deta causa por el aguazil (?) y al tiempo dixo y depuso (?) de lo que habia sidole leydo su dicho por my el dicho comysario y aquel dado a entender en bascuençe...

(AGN. Nº-63878. Año 1538)

1539 - Añorbe: Uno de los muchos litigios de la familia Asiain, señores de los palacios de Añorbe contra el escribano de Añorbe Miguel Ibáñez de Aoiz y su mujer Catalina de Ozta sobre preferencias en la iglesia. Discurría un domingo de septiembre de 1539, en la celebración de las vísperas, cuando en la sala de la cofradía de San Martín y en el momento en que los clérigos decían el magnificat, con más de 300 ánimas presentes, casi todos los vecinos y habitantes del lugar, entraron Miguel Ibáñez y Catalina su mujer, se fueron donde estaban asentados los Asiain y le pidieron al menor que les dejara el sitio. Juan, el padre, le dijo a su hijo, en romance, por lo que algunos testigos no le entendieron, que no les hiciera caso y que les diera un bofetón. Catalina se levantó de donde estaba sentada y con mucho enojo y alteración, arremetió contra Juan el mayor y poniéndole los dedos casi en los ojos, le llamó traidor a su Rey, y ladrón probado, que por tal había sido declarado en Corte y Concejo, y otras muchas palabras feas, por muchas y dobladas veces dando voces, de manera que todo el pueblo se alborotó. Les llamaron en vascuence cuervos y ladrones y en romance otras cosas que la mayoría de testigos no entendía. Al hijo le dijeron que era lo mismo que su padre pero en verde, sin madurar. 
Los clérigos suspendieron los Oficios Divinos, por temor que hubiera muertes. Ya hemos visto en procesos anteriores, que aquellas nuestras gentes no se andaban con bromas; las armas se puede decir que eran parte de su vestimenta, a la menor provocación las sacaban a relucir y no precisamente para enseñarlas. (AGN. Nº-64114, 72 folios. Documento revisado por J. Azparren de Añorbe)

1544 - Añorbe: El escribano de Añorbe y su mujer Catalina de Ozta son insultados y acusados de ladrones en una plaza del pueblo por una vecina:

que nunqua hazia pan ni cozia, sino urtando siempre la leyna y mas desto, dezia e dixo por la Catalina Dozta y en ausencia suya, en su bascuence "eroy meaquea ustela tripa andia".

(FM2, AGN. Nº-43751)

1545 - Sarría/ Adiós/ Uterga: El señor de Sarría se casa por tercera vez, y en esta ocasión con Isabel de Vidaurreta, viuda de Gil de Larrain, señor de Larrain. La ceremonia se celebra en la iglesia de Larrain. Ella sólo habla en vascuence y así ocurre, también, en Adiós y Uterga, donde sólo en vascuence se entienden. (XV, 20.3.1545. Véase dato 1562.)

1545 - Puente la Reina/ Gares: Varios peones de Mendigorría son testigos de la conversación mantenida en euskera por unos puentesinos:

Miguel de Mañeru, vecino de la Puente de la Reina... De edad de veinte y cuatro años poco más o menos... Que no mirasen sino de trabajar, que él les pagaría sus alquiles y el dicho Guirguillano diciendo que no les consentiría y, en esto tomaron palabras muy recias en vascuence.

(FM1, pág. 149. ARGN. Nº-210068. Año 1545)

1546 - Añorbe/ Tirapu/ Muruzabal: El palaciano de Añorbe Juan de Asyan responde de manera violenta a Pedro de Arraiza, vecino de Muruzabal, a una pregunta de este a cuenta del salario que le debe:

cuando vinyeres por el salario de costier te lo diré, anda, vete, don veodo, vellaco, villano, romero, deziendo en bascuençe, errumes çarr, que tus hijos andan pidiendo de puerta en puerta.

(FM2, AGN. Nº-118110)

1547 - Uterga: En el Archivo Diocesano de Pamplona queda reflejada la denuncia de Juana de Uterga contra Martin de Azterain de Adiós, al romper éste el contrato mutuo de matrimonio suscrito con una fórmula tradicional en euskera. La fórmula debía estar bastante extendida, porque se conocen otras referencias de este género; pero esta es, cronológicamente, la primera de todas. 
En el juicio se anota que ambos jóvenes principiaron a estar enamorados y andando en los dichos amores entre ellos, el dicho deffendiente dio a esta que depone un par de çapatos. Ella le correspondió con dos panios de cabça y un panizielo de sela. Pero la prometida siempre se lo dejaba bien claro, asegurándole que no lo complazería si primero no casaba con ella.
Aunque el relato suene algo ingenuo, es una buena muestra de la identidad social y cultural que aún imperaba por estos lares y que se mantuvo al margen de los estamentos religiosos por lo menos hasta mediados del siglo XVI:

Y assí un dia que era tercero dia despues de sanpedro que es en el mes de junio se toparon los dos en el termino de dicho lugar de Uterga en la parte llamada Telleria y ay le dixo el dicho deffendiente a la dicha demandante que le diese la mano, que el se quería casar con ella y esta deposante se comenso a reyr dello; y en esto el dicho deffendiente le dixo que no se reyese que no era cosa de reyrse y que le diese la mano, que se queria casar con ella.
Y assi esta deposante le dio la mano derecha y se tomaron de las manos derechas los dos y assi tomados, el dicho deffendiente dixo en vascuenz las palabras seguientes:

Fuente: J. M. Satrustegi.
nic Martin y Joanna arçenaut neure alaroçaçat eta hic arnaçan yre esposoçat eta prometaçen dinat ez verçe emazteric eguiteco y vaycen vicinayçen artean eta guardaçeco lealtadea ala fedee, ala fedee, ala fede.

que traducido quedaría más o menos así: "Yo, Martin, te tomo a ti Joanna como esposa, tómame a mí por esposo tuyo, y te prometo no tomar mujer alguna mientras viva y guardarte lealtad. Doy fe". A la promesa de Martin, Juana de Uterga respondió:

nic Joanna y Martin arçenaut neure sposoçat eta hic arnaçac eure sposoçat eta prometaçen diat ez verçe senarric eguiteco viçinayçen artean eta guardaçeco lealtadea ala fedee, ala feede, ala fedee.

El problema fue que al tiempo de las dichas palabras estaban los dos solos sin compañia. El matrimonio no llegó a consumarse por no haber accedido ella hasta que se casasen primeramente en presencia de sus padres.

La chica, al no tener pruebas testificales ni de la la entrega de dones ni de los flirteos y amores, perdió el juicio, quedando compuesta y sin novio.

(J. M. Satrustegi. Promesa matrimonial del año 1547 en euskera de Uterga. 1977, FLV V, nº 25, pág. 109-114)

1555 - Puente la Reina/ Gares:

Yten la dicha Graciana de Veorburu muger de Corbaran de Muez, vezina de la dicha villa de la Puente de la Reyna, de hedad que dixo ser de trenta años... y que en esto vio esta deponiente que el dicho su hermano tenia asido de la dicha caldera al dicho Esteban deziendole que la dexase ya vio que el dicho Esteban no la queria dexar y que esta que depone no sabe ni entiende el romance y que a la causa no entendio las palabras que pasaron en la quistion dentre las dichas partes, mas de quanto vio esta deponiente que el dicho Esteban le dio al hermano desta deponiente con un martillo en la cabeca...

(AGN. Nº-144663. Año 1555)

1557 - Puente la Reina/Gares: El bachiller Cabanillas viene para realizar el inventario de los bienes existentes en la casa de Francisco de Lodosa, de la calle Mayor, en La Puente de la Reyna y hace relación. María de Lodosa, su hija, dijo que no consentía el inventariar las joyas del cofrecillo, porque le dice al bachiller que eran todas suyas propias. También se catalogan unos libros de suertes y romances propiedad de la hija, pues la madre sólo habla en vascuence. (XV, 18.11.1557)

1559 - Añorbe: En una riña entre vecinos, entre extensas testificaciones, hay una cita que cuenta cómo algunos vecinos testigos oyeron a Juanés de Enériz, al que reconocieron por la voz, decir repetidas veces en vascuence : "¡Éstate quedo bestia!", refiriéndose a Juanés de Irisarri. Otros relatan que dijo: "¡Mira lo que haces!"; otros: "¡Ahora ya has hecho lo que querías!". (AGN. Nº-96896 77 folios. Documento revisado por J. Azparren de Añorbe)

1562 Sarría: Una notificación judicial en vascuence indica que la señora del Señorío de Sarría, Doña Isabel de Vidaurreta, no sabe romance. (Florencio Idoate Iragui. El Señorío de Sarría. Pamplona, 1959, pág. 219. Cito a Glez. Ollé. Vascuence y romance en la Historia lingüística de Navarra, Pamplona 1972. Pág 33)

1567 - Añorbe: Juanés de Gambart, de 48 años, dice en su testimonio que oyó la discusión de una tal Bárbara con los agresores denunciados, pero como hablaba en lengua romanzada no entendió lo que decían. Hay dos detalles que destacar de esa frase: Gambart llevaba poco tiempo establecido en el pueblo y solo entendía vascuence. Por otro lado la persona a la que se refiere Gambart está hablando en romanzado, luego los otros le entendían. Esto puede significar que buena parte de la población eran bilingües o que, aunque la mayoría se expresaban en vascuence, muchos de ellos entendían si se les hablaba en castellano. (AGN. Nº- 67919, 194 folios. Documento revisado por J. Azparren de Añorbe)

1567 - Guirguillano: Curiosa denominación de un término de este municipio que no es más que la reproducción literal de una frase completa en euskera: una pieza de tierra blanca de cinco robadas poco más o menos situada en el término llamado Apezac Ardoa Ixurizuena, 'el cura que derramó el vino'. (FM1, pág 29. ARGN. PN. C-16904/5. Año 1567)

1571 - Tirapu: Sebastián de Goñi pretende poseer el título de señor del palacio de Goñi, pero en sucesivas sentencias se da la razón a Miguel de Goñi I. La definitiva se publica en la iglesia de Goñi el 18 de noviembre de 1571 y fue leída en euskera para que todos pudieran comprenderla.

que les leyese y notificase a todos los vecinos que estaban dentro de la dicha iglesia, así hombres como mujeres, las dichas sentencias y mandamiento executorio dándoselo a entender en bascuence, [...] les fue leídas y notificadas y dádosele a entender en bascuence.

(La genealogía Goñy, pág. 58, AGN, 96 ff., en JJL, pág. 194)


1575-1595 - Obanos: A veces no solo eran los escribanos los que traducían al vascuence, sino también los oficiales reales. Martín de Salvatierra, natural de Obanos, aparece durante esta época en 14 documentos interrogatorios en los que hacer constar explícitamente su labor de traducción (PMS, pág. 73).

1582 - Añorbe:

En el lugar de Añorbe a beinte y nueve dias del mes de abril de mil quinientos y ochenta y dos... Catelina de Unçue, muger del dicho Pedro de Abinçano, a la qual aviendole dado a entender lo contenido en el dicho auto en lengoa bulgar de bascuençe...

(AGN. Escribano Mihura. Sentenciado, nº-37. Año 1582)

1582 - Añorbe: Litigio de Pedro de Abinzano y Catalina de Unzue, su mujer, vecinos de Añorbe, contra Pedro de Camon, vecino de Sansoain (Leoz), sobre ejecución de bienes por 50 ducados de derechos paternos y maternos. A María Juan de Aniz y Pedro les comunican un despacho en lengua vulgar de vascuence porque otra no entendían. (AGN. Nº-294901 15 folios. Documento revisado por J. Azparren de Añorbe)

1582 - Adiós: Pedro de Torres había nacido en Adiós en 1582, avecindado en Lumbier, por no entender ni hablar el romançe, ha hablado siempre con todos los de la villa en lengua vascongada. (NHE, pág.135)

1582 - Puente la Reina/ Gares:

Miguel de Bergara, residente en la villa de la Puente de la Reyna... dixo ser de veynte y siete años poco mas o menos... y pidia a my el dicho comisario le mostrase su primer dicho y deposicion y lo que depuso y abiendole yo el dicho comisario mostrado y leydo su primera deposicion y abiendole dado a entender lo que en su primera deposicion contenia en bascuence...

(AGN. Nº-11511. Año 1582).

1583 - Obanos: El 25 de octubre de este año un pastor vascongado que lleva 4 años trabajando por Marcilla, pero que aún no habla el castellano, encuentra, entre unos matorrales, el cuerpo sin vida de un hombre. Para interrogarle recurren a su amo, Juan Guillén, un vecino de Obanos que regenta la carnicería municipal. Este jura sobre la Biblia que lo que dicho pastor dice en vascuence, es lo mismo que él ha reproducido en romance (PMS, pág. 190; AGN, proceso núm. 119.584).

1584 - Enériz: El sacerdote de Enériz Pedro Ureta era vicario en Arizkun, por lo que se deduce que hablaba la lengua vasca. (Enériz. Vida e historia. López Velasco, 2005)


1585 - Adiós: Una docena de vecinos de Adiós son interrogados en un juicio. Tres cuartas partes ni siquiera entienden el castellano, ya que para ratificar la declaración se les tienen que traducir todo al euskera (PMS, pág. 175/283; AGN, proceso núm. 282.519, ff. 51-79v).

1587 - Artazu: No es un dato claro de que hablen euskera, pero es raro que para decir un mote se especifique el hecho del idioma en el que se lo dicen:

Que la ama del vicario del lugar de Artazu, cuyo nombre ignora, vino a esta cidad de Pamploina con otro vecino del mismo lugar, que tampoco sabe como se llama, más de que en vascuence le dicen Eche Maxterra.

(FM1, pág.120. ARGN. Nº-132616. Año 1587)

1587 - Valdizarbe: En la Biblioteca del Seminario de Vitoria se conserva un manuscrito con el siguiente título: Corte./ Registro de las Ciudades, Villas y lugares/ que hay en cada uno de los Treinta y cuatro/ Obispados y arçobispados de la corona/ Real de Castilla y león./ 1587. Por lo que dice Lecuona el mamotreto parece ser una guía de comunicaciones de los dominios de Felipe II. Cuando se refiere a Navarra prescinde del hecho geográfico o histórico que caracteriza a las otras provincias y se atiene al hecho lingüístico. Enumera una lista completa de los pueblos del Obispado de Navarra en la que se consigna, incidentalmente, el carácter idiomático de ellos. Aparecen los siguientes pueblos de Valdizarbe y Val de Mañeru como bascongados:

villa nueva de aguz, eneneriz, tirapu, anorbe, arguirraiz, echarri cabe guirgui, ugar, legayda, olcoz, guirguillano, obanos, uterga, eyluniayn, muruçabal, mañeru, arauguy (Zirauki), biurrun, lapuen dela Reyna.

Como bien relata Lecuona el dato se refiere a la difusión horizontal de la lengua nueva, pero no a la penetración vertical. Se pregunta entonces qué zonas sociales abarcaría y si era total la erderización de la región supuesta erderizada. Y por último se pregunta si se trataría más bien de una estado de bilingüismo en la zona erderizada o de una estado de monolingüismo euskérico en la zona denominada "bascongada". Como parece lógico pensar tras los datos expuestos anteriormente, se inclina más bien por lo segundo. (Manuel de Lecuona. Geografía histórica de la lengua vasca. El euskera en Navarra a fines del siglo XVI. Colección Auñamendi. Zarauz, tomo I, 1960, pág 126-137)

Lecuona traza una línea discontinua que marca el límite de lo que es la zona de monolingüismo vasco. Al sur marca otra línea de trazo más gordo donde el considera que impera el bilingüismo. La frontera más meridional del euskera es bastante aproximada a lo fijado por los estudios toponímicos actuales para finales de la Edad Media, aunque con alguna variante. Fuente: www.euskomedia.org.

1588 - Mendigorría: Aunque la información que atañe a este dato queda al margen del ámbito del valle, me ha parecido importante reflejarlo aquí por la importancia que tiene el hecho de que en un pueblo como Mendigorría, mugante con Gares, vivía gente advenediza que no sabía romance:

María Joaniz de Lecumberri, mujer de Miguel de Apezteguia, residente de la villa de Mendigorria... vio salir a... Miguel Martínez, alcalde ordinario de la dicha villa, Miguel Ximeno, escribano, y los dichos quexantes... y luego en saliendo encontró con ellos en la calle Gil Martínez, volviendo de rostro para el dicho mase Juen de Betelu, quexante, le trató de ruín, falso y otras palabras que no las entendió, por no entender romance.

FM1, pág. 149. ARGN. Nº.99055. Año 1588)


1589 - Gares/ Sarría: El sacristano del Crucifixo, fray Miguel de Etxauri, amenaza en vascuence al pastor de Sarría, diciendo Zerbait nahi izanez gero, garain zaude, que en romance significa que si quiere algo, que entonces era hora para ello. La riña viene porque los frailes del Crucifixo tienen las hierbas de Soracoiz y los de Sarría una vecindad agregada a Larrain. (Florencio Idoate Iragui, El Señorío de Sarría, pág. 257) (XV, 2.3.1589)

1589 - Olcoz: En Olcoz, el clérigo les habla en la lengua Bascongada que entendían. (XV, 14.12.1589)

1592 - Puente la Reina/ Gares: Jehan Lhermite era un súbdito del rey Felipe II, a quién  acompañó en su viaje a Navarra en 1592. En el año 1596 publicaron en Amberes, Bélgica, un relato suyo en francés titulado Les passetemps en el que narra el viaje por tierras navarras. Llegaron a Puente la Reina el 18 de noviembre. Comenta que en Puente se hablaba el lenguaje vizcaíno o vascuence, tal y como se le llamaba indistintamente al euskera en aquella época. Al viajero le debió de causar una grata impresión lo visto por el modo en que lo relata:

Tiene cinco parroquias y algunos conventos y parece que el terreno es bastante fértil y bien provisto de todo. También se habla allí el mismo lenguaje Vizcaino o Vascuence (Vascoings) y el pueblo es muy dulce y tratable. (Pág. 437)

Otro participante del viaje, Henrique Cock, escribió una crónica que se complementa muy bien con la de Lhermite, haciendo también referencia al vascuence de Abárzuza. (Justo Gárate. Viaje de Felipe II por la Rioja y Navarra en 1592. Principe de Viana, núm 154-155, 1979, pág. 437)

1596 - Puente la Reina/ Gares: Martín de Barragán, síndico y vecino de la villa de la Puent de la Reyna, es nombrado depositario, en Pamplona, del Vínculo del Reyno y en el día de hoy las Cortes Generales disponen que pueda tomar las cuentas de los tesoreros generales anteriores. El editor Pedro Porralis de Amberes ha impreso un documento que llama Refranes y Sentencias en Bascuence, declaradas en Romance, con números sobre cada palabra para que se entiendan las dos lenguas y que se inicia con esta Adiadi ce jaun goycoa dagoc adi. Mira con cuidado que el señor de lo alto te esta mirando. (XV, 11.11.1596)

iruzkinik ez:

Argitaratu iruzkina