2011(e)ko apirilaren 5(a), asteartea

Siglo XVII

Valdizarbe y Val de Mañeru fueron durante el s. XVII valles plenamente vascongados. El vascuence se utilizaba en todos los ámbitos sociales. Era una lengua entendida, hablada y contemplada por todos como natural y materna. Todos los estratos sociales la consideraban propia: la nobleza, los profesionales de los trabajos más cualificados como escribanos, maestros y cirujanos, la clerecía con sus vicarios, beneficiados y capellanes y las clases más humildes, la de los agricultores, artesanos y criados. El euskaldún cerrado, desconocedor del castellano, idioma que lo hablaba la clase acomodada, el clero, los escribanos, etc., era el estereotipo común en toda la cuenca. Las lenguas romances estaban exclusivamente circunscritas a esferas eclesiásticas y oficiales, a la celebración de los oficios y la redacción de documentos. El vecindario no tenía en su vida diaria ninguna posibilidad de conversar en castellano, porque era lengua únicamente escrita de la misma manera que el euskera era lengua ágrafa. Es curioso el dato de 1684 en el que se asegura de un sacerdote que el lenguaje castellano que hablaba era “poco limado”.


El pleito familiar de Adiós de 1656 cuyos miembros fueran escribanos reales en Zaragoza es una prueba manifiesta de que eran poseedores del castellano por razones profesionales, pero que entre ellos se comunicaban en euskera, ya que las acusaciones y réplicas respectivas están reproducidas por el notario en este idioma. Las Ordenanzas del Consejo Real de 1594 prescribían que los comisarios receptores transcribieran fielmente en romance las palabras que los vascongados dijeran, pero también dejaban una puerta abierta a la posibilidad de copiar lo dicho en vascuence. Siendo el euskera lengua ágrafa, no escrita, es de extrañar que el escribano se lanzara, como en este caso, a reproducir párrafos enteros en esta lengua. Este documento es también importante porque deja transcrito por primera vez de forma oficial el topónimo Gares. Por lo demás durante este siglo todavía resulta fácil encontrar en los manuscritos frases escritas en vascuence, generalmente testimonios de insultos y acusaciones primordiales para el desarrollo del juicio, que el escribano reproduciría literalmente para evitar falsas interpretaciones. Pero el lenguaje común durante los juicios era el castellano y todo lo redactado se notificaba a las partes posteriormente en vascuence dejando constancia de ello con una coletilla muy repetida: “les di a entender todo el contenydo en bascuence y romance”. Los apeos realizados en el valle en 1678 son una muestra de la poca aceptación de la que todavía disponía el castellano entre las élites que conformaban los concejos, ya que en la mayoría de los pueblos se les tuvo que notificar en vascuence lo acordado.
Hay un juicio de 1645 en Zirauki que el mismo Jimeno Jurío consideró de gran interés para la historia de la lengua vasca. El vecindario al completo se muestra contrario al envío de comisarios romanzados por parte del Condestable de Lerín por razón de no saber ellos la lengua romance. Este caso es pionero en una lucha que se va extender durante las siguientes centurias entre los escribanos romanzados que quieren extender su radio de acción y la comunidad vascongada que pretende hacer valer sus derechos. Este juicio es claro testimonio de una realidad lingüística general a toda la tierra vascongada. El idioma no está circunscrito a la esfera familiar, al campo y los talleres, sino que es de uso común en la iglesia y es la lengua empleada en las juntas y bazarres que tienen los vecinos. El juicio de Añorbe de 1656 recoge la evidencia de que el debate de la conveniencia de la euskaldunidad también se extendía en las escuelas al ámbito de los maestros.
Resulta muy notorio observar que el ambiente en el que se movía el clero a nivel local y general era claramente euskaldún. La clase eclesiástica no podía desatender el aspecto lingüístico por razones obvias: ellos no podían recurrir a intérpretes para tareas tan íntimas y espirituales como la expedición de las confesiones o del viático. Si querían actuar de manera responsables no tenían más remedio que velar por el cuidado de las almas en la lengua vernácula de la comunidad. Los vicarios dejan nota, en los mandatos de visita que debían presentar ante el Obispado, de haberles reducido a los feligreses su doctrina en vascuence para una más fácil comprensión de ella. Incluso dos de los vicarios de las parroquias pamplonicas eran oriundos del valle, algo que era muestra de su euskaldunidad, ya que los sacerdotes romanzados eran rechazados por ley.
Por lo general, y como ya he dicho, los motivos por los que se preservara la lengua vasca en los oficios y administración de sacramentos era exclusivamente práctica, aunque hay un caso excepcional que merece ser destacado. Juan de Beriáin, abad de Uterga y posible natural del lugar, escribe entre 1621 y 1626 dos libros, en el segundo de los cuales notifica lo siguiente: “escriuo en bascuence porque no ha auido nación en todo el mundo, que no se haya preciado de la lengua natural de su patria, y de enseñarla en las escuelas a leer y escriuir”. Un ejemplo insólito de promoción de la cultura vernácula en pleno siglo XVII.
De todo ello se puede deducir que la generalidad de los habitantes de ambos valles eran vascongados cerrados, que ignoraban el romance, y que aquellos que tuvieran trato con forasteros o tuvieran que asistir a ferias en el exterior se harían entender con dificultad, hecho que se consideraría totalmente normal. Los sectores sociales más elevados aún no habían comenzado a impulsar la biporalidad “lengua culta/ lengua vulgar” que se iría extendiendo durante las siguientes centurias, sobre todo a partir del siglo XIX. El idioma no era ninguna cuestión de debate en una Europa en la que a cada paso que se daba uno se debía entender con una etnia distinta. Muestra significativa de la euskaldunización de la zona es el caso del litigio de Artazu de 1672, donde se hubo de recurrir a un intérprete de Puente por no haber nadie en todo el pueblo capaz de expresarse con soltura en castellano.



DATOS

Testamento de Juan de
Undiano. Fuente: Mariano
Estornés Lasa. 1969
1600 - Obanos: Juan de Undiano fue un conocido monje impulsor de la reforma eremita en Navarra. Los abusos que muchos de estos monjes cometían fue la razón por la que el Consejo Real decidió suprimir las concesiones de algunas ermitas. Después de que Undiano hubiera tomado posesión de la ermita de Arnotegi en 1586, en 1600 el obispo le ordena que desaloje la ermita bajo pena de excomunión. El pueblo de Obanos lleva años pleiteando contra este nombramiento por cuestiones meramente formales. El asunto llegó en algún momento a las manos ya que, según un proceso de 1600, el monje es agredido con un cuchillo y resulta herido. Al final se decide cerrar la ermita y los bienes inventariados pasan a manos del Vicario de Obanos. Destaca un libro Cancionero, escrito a mano, en vascuence. Aunque no consta que este libro sea autoría suya, muchos filólogos lo dan por hecho. Algunos de ellos aseguran también que los libros encontrados por el carmelita P. Antonio Unzueta en la Biblioteca Nacional (Salmo Miserere, Ms. 2-058, fols. 246-247) son también obra suya. Años después el monje volvería a la ermita, donde fallecería en 1633. (XV, 4.1.1600. A. Pérez de Laborda, La villa de Obanos, pág. 230ss. Véase dato 1633)

1600 - Muru Artederreta: Mandato de visita en el que el cura anota:

Yo don Martín Donzel, abad de Muru Artederreta, publiqué estos mandatos estando todos los vezinos y moradores del dicho lugar en misa mayor, al tiempo del ofertorio, reduciendoles algunas cosas en vascuence.

(J.J, NHE, p.106: Archivo parroquial de Muru Artederreta, Libro 1 Cuentas, f.143v)

1600 – Uterga: El padre Anselmo de Legarda comenta que en la Visita del 19 de agosto de 1600 se le ordenaba al abad de Uterga Olandain que al tiempo del ofertorio enseñe solamente dos palabras de la doctrina cristiana y cuatro oraciones de la Iglesia en bascuence y explícitamente. (Padre Anselmo de Legarda. "Geografía histórica de la lengua vasca. El vascuence en Beriáin." Colección Auñamendi. Zarauz, tomo I, 1960, pág. 138, ULN, fol. 39 r.º)

1602 - Uterga: Se produce un conflicto a causa de haber traído dos juglares. Las discusiones entre los del Barrio Bajero de Huterga y el barrio somero quedaron plasmadas en un juicio en el que Martín de Uterga en vascuence dice a uno del barrio bajero que 

Badiqueat orraa bofeton bat aurrari beçala, [...] que vuelto en castellano quieren decir, bien te dará hacia ay un bofetón como a un niño.

(J. M. Satrustegi. Promesa matrimonial del año 1547 en euskera de Uterga. 1977, FLV V, nº 25, pág. 111)

1603 - Zirauki: Durante uno de los muchos procesos de acusación por bestialismo se registra la euskaldunidad de miembros de todas las clases sociales: alcaldes, maestros y agricultores. Bertol de Arguiñano denuncia a Juan de Alçit, ambos oriundos de Zirauki, por haberle visto cómo 

tenia metido y entrado su natura o miembro en la de la dicha yegua y luego el dicho Juan de Alçit quedo muy turbado, de tal manera, que no tubo animo de cubrir su miembro, que lo tenia bien mojado... 

Como el joven de 17 años no quiere confesar, se nombra un oficial verdugo para aplicarle el tormento con 

garrotes, potro, agua y toca [...] y por ynterprete, respecto de que el dicho preso no sabia la lengua romanzada, Agustin de Amezqueta, maestro de niños que sabia ambas lenguas, castellano y basquençe, para que mediante juramento conforme se le resçibio, declare y diga lo que el dicho preso dijere en toda la prosecucion deste auto y ademas de que el dicho Alcalde Mayor entendia las dichas lenguas...

A pesar del apoyo mostrado por el pueblo, el chaval sufre tormento, no confiesa y acaba condenado a doscientos azotes y el destierro durante diez años de su villa. (AGN. Nº-72023; Fernando Maiora Mendía. La jodienda, sin enmienda. 2012. Villatuerta. Navarra. Pág. 166-171)

1605 - Muruzabal/ Enériz: En un juicio habido para aclarar el hecho de si se han laborado algunas piezas queda registrada la siguiente frase:

en su presencia le dixo a este testigo el dicho Juan de Gres, acusado, en presencia de Anton de Suarrondo estas palabras y razones en bascuence, badariço sue randaus quidala araçe ona, y a este le dixo este testigo en su dicho bascuençe...

(AGN. Nº-43751. Reino de Navarra. Euskera. Injurias, coplas, frases. Fernando Maiora Mendía. Villatuerta, Navarra)

1606 - Añorbe: Los jurados y vecinos del lugar de Añorbe entablan un juicio contra don Sancho de Asiain, abad del mismo, a quien le fue mandado tuviese un coadjutor o vicario a causa de su vejez. El Abad quiere nombrar a su sobrino don Juan de Asiain, beneficiado, mientras que los otros pretenden pertenecerles a ellos el derecho a nombramiento. Los vecinos habían pedido 

para que no haga el ministerio de cura…  que no diga misa, ni administre los sacramentos debido a su vejez y estado, pero sin embargo, aunque le condenaron a penas y costas, ha hecho lo contrario. 

Nos cuentan los testigos cómo en la cuaresma de 1605, y en otros días, por encargo del abad, vino a predicar y administrar los sacramentos el licenciado Hualde, beneficiado de Tafalla, quien predica, administra los sacramentos y hace la plegaria, la penitencia y la Santa Unción en romance, cuando aquí se ha hecho en vascuence… en ordinario y la mayoría, habla vascongado, que es la lengua que aquí todos la entienden. Hualde es romanzado y no vascongado, dice otro testigo, ...la cuaresma pasada predicó en romance. Don Gil de Esténoz dice que hay algunos en el lugar que también entienden y hablan en romanzado. (Archivo Diocesano, C/204 Nº 11, 74 folios. Documento revisado por J. Azparren de Añorbe)

1610- Obanos/ Muruzabal: Durante un juicio en Obanos un comisario receptor tuvo que declarar todo en vascuence ante el desconocimiento del romance por parte de todas las testigos. La lista de las obanesas es la siguiente: Mari Juan de Arraiza, Maria de Ibero, Catalina Garcia de Baquedano, Ana de Larraona, María de Irisarri, Joana de Esquíroz, Lucía de Leoz, Mari García de Undiano, María de Unzué, Joana de Eusa, María de Urriza, Teresa de Molina. Hay además una de Muruzabal: Graciana de Garzain, mujer de Martín de Iribas, vecino del lugar de Muruzábal... Dixo ser de edad de treinta y cuatro años poco mas o menos. (FM1, pág. 59. ARGN. Nº-100675. Año 1610)

1611- Puente la Reina/ Gares: En los procesos de aquella época era normal consignar el mote junto con el nombre de los testigos. En uno de ellos la mayoría de los motes de testigos de Puente que aparecen son de origen vasco: Belcha, Mocha, Chataurdin, Ochovide, chuguna, Gaistoko, Mutico, Vizarandi. (Fernando Gonzalez Ollé. Vascuence y romance en la Historia lingüística de Navarra, Pamplona 1972, pág 35).

1612 - Olcoz: Mandato de visita, el cura lo trasmite a los vecinos en lengua que entendían. (J.J.: NHE, pág.107)

1612 - Legarda/ Adiós: Muere Pascual Pérez de Peña, dueño del Palacio de Legarda, y su viuda María de Eguiarreta, natural de Adiós y con la que había casado en 1598, pretende para su entierro un sitio preferente en la iglesia. La petición fue aceptada:

...según la calidad de su persona, quería se enterrase dentro del cuerpo de la iglesia del dicho lugar (Legarda) por no haber […] ninguno que le lleve ventaja; suplica a vm le haga merced concederle licencia para que el sitio y lugar que escogiere la suplicante se pueda enterrar el dicho su marido […] en la parroquial del lugar de Legarda, martes, a doce del mes de junio de 1612 yo, Don Juan de Urquizu, vicario del dicho lugar, leí y publiqué la retroescrita provisión y licencia de sepultura proveída por el señor don Juan de Zalba, […] dándoles a entender todo lo en ella contenido en bascuence en virtud de la cual di la actual posesión quieta y pacífica a María de Eguiarreta, señora de los papacios de dicho lugar […] en la parte del evangelio al lado de los sacerdotes, hasta las gradas…

(Ricardo Urrizola Hualde, Valdizarbe y el Euskera en el S.XVII, FLV 2004, año n.36, n.96: Archivo del Palacio Arzobispal de Pamplona, C-533, n.33)

1613 - Guirguillano: María de Irañeta pide, después de 19 años de matrimonio, la separación de su marido Pedro de Garisoayn, alegando impotencia de este. Ella reconoce haber contraído matrimonio canónico aunque era tan niña que apenas se acuerda de la fecha. En el proceso ninguno de los dos esposos sabe castellano, de modo que el secretario del proceso firma en nombre de Garisoayn, como intérprete por ser este declarante bascongado y no saber firmar. El mismo notario Martín de Gorriti suplió a la esposa que se halló presente a esta disposición por ser la declarante bascongada, y haver servido de intérprete. El comisionado diocesano encargado de comunicar la sentencia, Sancho Sanz, beneficiado de Echarren, anota por último: Le dí a entender en su lengua de bascuenze lo que contenía la dicha probisión. (Arch. Cat. Pamplona. Procesos. Guirguillano, 1613; J.M. Satrustegui: "Nueva contribución al fondo de textos antiguos vascos". ASJU XV, 1981, pág. 98)

1614 - Olcoz: Mandato de visita que el cura explica en lengua que se acostumbra en el lugar. (J.J.: NHE, pág. 107)

1614 - Puente la Reina/ Gares: Martín Ximénez de Benegorri, vicario de la parroquia de Santiago de Puente, cobra ¿ reales por los sermones de bascuenz dela quaresma. (Libro de actas del Ayto. de Puente, 1614. Véase dato 1619)

1615 - Legarda: Juanes de Irisarri, hombre de labranca, natural del lugar de Legarda [...] y haviendoselo leido y mostrado y dado a entender en su lengoa. (AGN. Nº-14077. Reina De Navarra. Euskera. Injurias, coplas, frases. Fernando Maiora Mendía. Villatuerta, Navarra)

1619 - Puente la Reina/ Gares: En el Libro de actas del Ayuntamiento de Puente la Reina aparecen desde el año 1614 varias anotaciones en las que se certifica el pago realizado al vicario Martín Ximénez de Benegorri por su predicación en euskera:

Ittem pague allincendo ximenez debenegorri Vicario dela parrochial de san pedro cien Reales por los sermones de bascuence que apredicado enla coaresma passada consta por libranca dediez demayo.

(Libro de actas del Ayto. de Puente, 1619)



1621 - Uterga: Juan de Beriain es el abad de Uterga cuando publica el Tratado de como se ha de oyr missa, escrito en romance, y bascuence, lenguages de este Obispado de Pamplona. El origen de Juan de Beriáin no está claro. Según Santi Onaindía (Euskal literatura I, Etor 1972) pudiera haber nacido en Beriáin. De cualquier forma en el apeo de casas de 1727 este apellido figura como dueño de dos casas de Uterga, lo cual es un indicio importante de su extensión en el pueblo.
Así escribe Juan de Beriain en el prólogo de su libro:
Escriuo en Romance, y Bascuence lenguages deste Obispado, y aunque en diferentes partes del ay en algunas cosas, diuersos modos de hablar, yo escriuo el que se habla en Pamplona, Cabeça deste Reyno, y Obispado de Nauarra, que es el que se habla en la mayor parte del, donde se habla bascuence, y el que mejor se entiende en todas las partes, y quando a alguno le pareciere, que en algunas cosas no se entiende, delo que escriuo en Romance puede sacar el bascuence que se usa en su tierra; porque no voy atado a las palabras del Romance; y algunas vezespor abreuiar voy acortado algunas cosas y otras vezes añadiendo por darlo mejor a entender. En lo que no acertare me sujeto a la correcion de quien con caridad la hiciere, y si en algo errare contra lo que la Iglesia Romano enseña, no ha sido este mi animo, sino en todo seguir su Doctrina, a cuya correcion me sujeto. Pido al Cristiano Lector reciba en este mi trabajo el animo con q le he tomado, que es para que se atrouechen del los que se necesitan de una cosa tan necessaria, y con esto podra disimular muchas faltas que hallara en el, y favorecer lo bueno que hallare, que no es mio sino de Dios, cuya bondad quiere, que sus riquezas se comuniquen a todos. El sea glorificado. Amen.
(XV, 17.3.1621)



1624- Obanos: Nuevo testimonio en Obanos de una treintañera que ni siquiera entendía el romance:

María de Yaben, mujer de Juan de Iribas, zapatero, residente en la dicha villa... Dixo de ser de edad de treinta años poco más o menos... Más de que hablaban sobre una viña y esta que depone no entiende romance.

(FM1, pág. 59. ARGN. Nº 101686. Año 1624)

1625 - Enériz: El visitador del Obispado, D. Alonso de Guevara, manda al Abad predicar el Evangelio en lengua vascongada. (Enériz. Vida e historia. López Velasco, 2005)

1625/1631 - Muruzabal: El licenciado Juan Juániz de Echalaz, nacido en Muruzabal en 1591, ejerce como vicario en la parroquia de San Juan de Pamplona, siendo posteriormente Obispo de Calahorra. Fueron 36 los rectores que ocuparon las cuatro parroquias pamplonesas durante el siglo XVII. Miguel Ximenez de Leorín fue el único de quien consta que ignoraba la lengua vascongada, razón por la que acabó renunciando en favor de su oponente. (J.J., RHEN, p.30s., 46-49: ADP, Car.576, n.23, f.168)

1626 - Muru Artederreta:

En el lugar de Muro Artedereta... Catalina de Sagues, viuda de Charles de Çavalça, vezina del dicho lugar... dixo ser de hedad de sesenta y quatro años poco mas o menos... y mas no sabe y que lo dicho es la verdad y leydola esta su dicho y dado a entender en basquenz...

Maria Garçia de Goncalo, viuda de Veltran de Çabalegui, vezino del dicho lugar... dixo ser de hedad de sesenta años... todo lo dicho a sido y es publico y notorio y asi lo responde y ser la verdad y leydola este su dicho y dadosele a entender en basquenz...

(AGN. Nº-134400. Año 1626)

1626 - Uterga: Juan de Beriain, abad de Uterga, publica con autorización episcopal su segundo título: Doctrina Christianae escrita en Romance y Bascuence, lenguajes de este Obispado de Pamplona. El abad escribe lo siguiente:

Escriuo en lengua bascongada porque es cosa muy lastimosa que aya tanta multitud de los que solo saben Bascuence, o solo Romance y dizen las oraciones y el credo en latín. Lo segundo escriuo en bascuence porque no ha auido nación en todo el mundo, que no se haya preciado de la lengua natural de su patria, y de enseñarla en las escuelas a leer y escriuir… Según esto, razón es que nosotros estimemos nuestra lengua Bascongada, porque cosa cierta es que quiso Dios se repartiesen las lenguas tantas y tan diferente como ay en tan diuersas partes del mundo; y según consta del admirable principio y misterio de la capilla santa de S. Miguel de Excelsi… Tubal, hijo de Laphet, que fue hijo tercero del justo y perfecto Noé, habló y enseñó en este Reyno la lengua Bascuence, y después acá hasta el día de oy, se ha conseruado en la muy noble ciudad de Pamplona y en toda la tierra Bascongada.

La obra es una explicación del catecismo en castellano hasta la página 83 y a continuación en vascuence hasta la última página, la 174. El censor de la obra, Alfonso Mazo, dice

no haber en ella cosa que contradijera a nuestra santa fe católica, antes bien, ser muy conforme, útil y provechosa particularmente para esta diócesis, por ser la mayor parte tierra de vascongados.

(XV, 17.1.1626)

1627 - Legarda/ Adiós: Algunos vecinos de Legarda se quejan de los honores que en la iglesia recibía María de Eguiarreta (v. 1612), viuda de un paisano y que después de su muerte volvió a su pueblo natal, Adiós. La Vicaría General confirma los privilegios de la viuda:

...el lugar de Legarda a 11 días del mes de julio del año de 1627 yo, el escribano infraescrito, estando juntos y congregados vecinos y concejo del dicho lugar de Legarda [...] notifiqué esta provisión proveída por el ilustre señor vicario general de este obispado a Pedro de Azterain, jurado, Martín de Mañeru, Leóm de Urrizola, Pedro de Azpa, Juanes de Labayen, Pedro de Ibero, Fernando de Esparza, Juan de Ibero, Juanes de Arguiñano, Juanes de Ayerra... todos vecinos del dicho lugar y todo lo contenido en ella les di a entender en su lengua bascuesen vulgar y ellos comprendido dijeron que lo oirán y loarán…

Esta misma resolución se le notificó

…a María de Eguiarreta, viuda, en ella nombrada, para que le conste de tenor de ella y todo lo contenido en ella le di a entender en su lengua bascuesen vulgar y ella comprendida dijo que lo oirá y se tenía notificada…

(Ricardo Urrizola Hualde, Valdizarbe y el Euskera en el S.XVII, FLV 2004, año n.36, n.96 Archivo del Palacio Arzobispal de Pamplona, C-755, n.8)

1627 - Enériz: El licenciado Lubian accede al cargo de vicario en Lumbier y sólo habla en romance. El otro candidato era Juan de Vergara, natural de Enériz y de habla vascuence. Por ello se está celebrando un proceso para decidir si es indispensable saber vascuence para ser clérigo de Lumbier. Este día declaran unos testigos que dicen cómo Pedro de Torres, nacido en Adiós en 1582 y avecindado en Lumbier por no entender ni hablar el romance, ha hablado siempre con todos los de la villa en lengua bascongada. (J.J., NHE, pág. 127 y 135) (XV, 18.6.1627)

1628- Obanos:

En la villa de Obanos... yo el escribano infraescrito notifiqué y leí este contrato en sus personas propias a Pedro Pérez y Catalina Pérez de Artázcoz su mujer, vecinos de la dicha villa, nombrados en este dicho contrato, para que les conste de su tenor y les di a entender todo en el contenido en vascuence y romance.

(FM1, pág. 59. ARGN. Nº-31726. Año 1628)

1628 - Biurrun: En este pueblo encontramos un dato que hace referencia a la Doctrina Christianae de Juan de Beriain, publicada en 1626, que publica Víctor Pastor en una hoja informativa parroquial hacia 1990: “Tomando el apartado de mandatos, encontramos, entre otros, los siguientes: ‘Que declare la doctrina cristiana y los misterios de nuestra fe en su lengua vascongada, y para ello tome el libro que ha compuesto el abad de Uterga, declarando las cuatro oraciones y lo demás de la doctrina cristiana’.” (Véase dato 1763 - Biurrun. J.J: NHE, pág. 105)

1630 - Biurrun: Nuevo mandato del Sr. Vicario Episcopal al vicario del pueblo para que declare la doctrina en vascuence: Mandamos al vicario declare el santo evangelio… dándoles a entender los misterios de nuestra santa fe en lengua vascongada, con mucha distinción y claridad. A lo que contesta el párroco: Lo hice así al tiempo del ofertorio, dándoles a entender en lengua vascongada. (Véase dato 1763 - Biurrun)

1630 - Puente la Reina/ Gares: Martín Ximénez de Benegorri, vicario de la parroquia de Santiago de Puente, cobra nueve ducados y un real por los sermones de Bascuens que ofreció durante la quaresma los Domingos y fiestas. (Libro de actas del Ayto. de Puente, 1630)


Plano callejero de Puente la Reina/ Gares extraído del archivo de AGN. nº 30876 del año 1639. Fuente: Fernando Maiora Mendía. Reino de Navarra. Apodos. Villatuerta 2010.

1631/1637 - Obanos: El licenciado Martín de Erice, natural de Obanos, ejerce como vicario en la parroquia de San Lorenzo de Pamplona. Las fuentes de la época confirman que todos los vicarios de las parroquias de Pamplona del siglo XVII dominaban el vascuence, excepto Ximenez de Leorín que tuvo que acabar renunciando a su cargo. (J.J., RHEN, pág. 30 s., 46-49; ADP, Car.576, n.23, f.168)

1632 – Uterga/ Legarda: El Padre Anselmo de Legarda aporta otro dato interesante con respecto a la insistencia de los visitadores del Episcopado para que el abad y su coadjutor enseñen la doctrina en vascuence:

declare el sancto Evangelio y enseñe la doctrina cristiana a sus feligreses los domingos y fiestas de guardar, dándosela a entender, y los misterios de nuestra fe, en lengua vascongada, con mucha distinción y claridad, de manera que la entiendan y hagan verdadero concepto de lo uno y otro.

Comenta que los mismos mandatos con idénticas palabras se repitieron aquellos mismos años en Legarda, y añade:

Mucha sensatez mostraban los visitadores al disponer se les predicara a los de Uterga 'en su lengua vascongada', pues es indudable que su ignorancia del castellano corría parejas con la de los habitantes del otro extremo del valle, los de Artazu. [Véase dato de Artazu de 1672]

(Padre Anselmo de Legarda. "Geografía histórica de la lengua vasca. El vascuence en Beriáin." Colección Auñamendi. Zarauz, tomo I, 1960, pág. 139, ULN fol. 93 v.º; LLV, fols. 18-19 y 102 v.º)

1633 - Uterga: Muere Juan de Beriain, abad de Uterga, siendo notificada al pueblo la vacante dándoles a entender en lengua castellana y vascongada su contenimiento. (J.J., prólogo de EV.)

1633 - Obanos: Muere Juan de Undiano, natural de dicho pueblo y ermitaño de Nuestra Señora de Arnotegui de Obanos desde 1586 hasta 1633. En su testamento se indica, en el apartado quinto, que

ha compuesto muchos versos en bascuenz y algunos en romanze en materia moral y espiritual, y ha sacado de algunos libros espirituales algunas Sumas y Capitulos, y ha compuesto y hecho imprimir la vida del hermano Martín, y ha salido en su nombre impreso un libro intitulado manual de principiantes y disciplina de oración.


(Alberto Pérez de Laborda. La villa de Obanos, de los infanzones al misterio. Obanos, 2008, pág. 246. y apuntes privados extraídos del Archivo Parroquial, libro 22, Libro de la Capellanía de la Virgen de Arnotegui; Estornés Lasa. Un cancionero vasco del siglo XVI en Obanos. Fontes, 1970, pág. 231-233. Véase dato 1600)


1633 - Puente la Reina/ Gares: Hubo un tiempo en que a la persona que no sabía vascuence se le calificaba de romanzada, como signo distintivo, de la misma manera que después a la persona euskalduna venida de la montaña se le llamó vasca: Ytem contra Martín de Monreal, marido de la romanzada. (FM1, pág. 47. ARGN. PN. C-16999/6. Año 1633)

1638 - Sarría/ Larrain: En Fuenterrabia, estando el Marqués de Torrecusa, maese del campo general, habiendo repasado las filas de este tercio, halló que estaban hablando entre sí, con algún enfado en Bascuence, porque no se daba la orden de avanzar. Se trataba de 900 soldados, de los cuales 600 eran del tercio del nombrado coronel Fausto Franscisco de Lodosa, señor de Sarría y Larrain. La cita es del P. Moret en su libro “Empeños del valor, y bizarros desempeños, o sitio de Fuenterrabia”, de 1654, traducido al castellano por D. Manuel Silvestre Arlegui, natural de Pamplona y maestro de gramática en Sangüesa, el cual traduce en 1763 por vascuence lo que Moret en Latín ha llamado patria Vasconum lengua. (pág. 201, 207, 208, 210)


Fuente: Fundación Sancho el Sabio


1638 - Puente la Reina / Gares: Un historiador de gran relevancia como Arnaud Oihenart, vascoparlante de Iparralde, dice que no es nuevo que una misma población sea designada con doble nombre, uno vulgar o romano, y otro vasco; así se observa que Pamplona es Iruna, Olite, Erriberri y Puente la Reina, Cares: Ponte Regine. Cares.  (Arnaud Oihenart. Notitia utriusque vasconiae)







1641 - Artazu: Un receptor recurre a un clérigo como intérprete, por ser [el testigo de Artazu] vascongado y no entender bien la lengua romanzada y yo el dicho receptor no estar muy capaz en la lengua vascongada (PMS, pág. 66/275; AGN, proceso nº 15964, fol. 49).

1643 - Arguiñáriz: En uno de los muchos expedientes de pruebas para ingresar en las distintas órdenes don Antonio Subiza, natural de Estella, recurre a varios testigos para probar su hidalguía y pureza de sangre. Todos son vascongados y necesitan de intérprete, incluido uno de Arguiñáriz:

Al [folio] 57, Martín de Munárriz, El viejo, vecino de cuarenta años a esta parte del dicho lugar i natural del de Arguiñáriz, distante de Munárriz legua y media, el qual por ser bascongado...

(Manuel de Lecuona? "Geografía histórica de la lengua vasca. El vascuence en la vieja Navarra." Colección Auñamendi. Zarauz, tomo I, 1960, pág. 110)

1644 - Gares/ Artazu: En un mismo documento del AGN aparecen dos procesos contra sendos personajes del valle acusados de tener relación carnal con una yegua. Al primero se le acusa de que se avia echado con una yegua. El secretario afirma saber vascuence pero no el suficiente como para examinarles a solas.

Martin de Çiriza, vezino de este lugar de Artazu y allado al presente en esta dicha villa y por ser bascongado y no entender bien la lengua romaçada y yo el dicho receptor, no estoy muy capaz en la lengua bascongada...

Pedro de Uxarreta, vezino del lugar de Artaçu, el qual por ser bascongado y aunquie yo el comisario entiendo la dicha lengua, no tanto que a solas me determine a examinarle, para lo qual, en presencia de Sebastian de Olondriz, secretario del Real Consejo, que entiende bien el idioma bascongado [...] en que se afirmo y ratifico, habiendoselo leydo ya dado a entender en basquenz por el dicho secretario Olondriz.

El segundo es un proceso algo bizarro y morboso en el que un acusado bien pudiera ser sentenciado a la horca o quemado en la hoguera por haber tenido acto carnal con una potranca, y en el que el escribiente anota una y otra vez la tonadilla diga si le metio el miembro viril en el baso y natura de la yegua. Los participantes necesitan intérprete. Durante el proceso el ejecutor de la justicia le iba aplicando el tormento de la mancuerda al acusado, Iñigo de Mezquíriz, vecino de Puente la Reina, para que dijera la verdad; o sea, era atado con ligaduras a una rueda mientras ésta se iba apretando sin aflojar. Y así hasta cinco veces mientras el acusado invocaba una y otra vez el nombre de todos los santos en euskera:

vista su negativa se le manda dar la primera mancuerda y respondio, virgen santisima, madre de Dios, ayudame, que no tiene mas culpa que san Pedro y en basquenze decia, padre eterno, segun la culpa que tiene le de el castigo.

Quisieron también pasarle por el potro de garrotes, pero al final no confesó y fue condenado a diez años de galeras. A los dos años le conmutaron la sentencia, pero también le desterraron del Reino.

(AGN. Nº 15964; Fernando Maiora Mendía. La jodienda, sin enmienda. 2012. Villatuerta. Navarra. Pág. 191-196)

1645 - Zirauki/ Mañeru: Proceso entablado ante el Consejo Real de Navarra por la villa de Zirauki contra el envío de comisarios castellanos por parte del condestable de Lerín. La importancia de este documento radica en que quizá sea uno de los primeros enfrentamientos conocidos en Navarra entre una comunidad euskaldun y los comisarios romanzados. Hasta mediados del siglo XVIII se exigía a los comisarios por parte del Real Consejo que hablaran las dos lenguas del Reino. Según comenta Jimero Jurío parece que fue a partir de 1765 cuando se produjo la gran ofensiva de los receptores castellanos para intervenir en pueblos euskaldunes. El pleito, que duró varios años y que finalmente acabó decantándose según sentencia a favor de los lugareños, comienza cuando los de Zirauki se quejan ante el Real Consejo de que el alcalde mayor de la villa de Lerín enviara al pueblo para recibir

ynformaciones y prouanças de los pleytos que se ofreçen en la dicha villa de Zirauqui a comissarios que nombra para ello que no sauen ni entienden la lengua bascongada, la qual es la que comunmente se habla y platica en la dicha villa de Cirauqui, y por esta causa se han experimentado en las prouanças que se an echo muchos errores, con que a pereçido la justicia de algunos litigantes, porque por no entender los dichos comissarios a los testigos Bascongados, se a dejando de poner con claredad, distinción, el drecho de las partes y le dejan con grande confusion.

Los ziraukiarras solicitaron entonces que el alcalde mayor nombrara comisarios residentes en Zirauki que entienden y hablan muy bien la lengua bascongada, o por lo menos que fueran bascongados. El Real Consejo dispone según sentencia

que el alcalde Mayor de la villa de Lerin y su Condado, después de este auto le fuere notificado, no enbie a la villa de Cirauqui a receber la prouança y informaçiones a ningun comissario que no fuere bascongado y entienda bien la dicha lengua bascongada.

El alcalde de Lerín atacó diciendo que no había razón para que los comisarios fueran vascongados

porque todos los de la dicha Villa saben romançe, y en cient años y mas que an pasdo con comisarios romançados no an pedido esto, […] no a sido sino querer dos escribanos que ay en la dicha villa que se les de a ellos los negocios…

Frente a una serie de afirmaciones y testigos que insisten una y otra vez en el bilingüismo real de la villa el concejo presentó un breve articulado en los que señala la realidad lingüística de la comunidad:

Primeramente que en la villa abra ciento y çinquenta vecinos poco mas o menos, y todos comúnmente ablan la lengua vascongada, y de las tres partes las dos y mas no entienden ni ablan la lengua castellana, como es notorio y dirán los testigos, y en particular la jente ordinaria y de trabajo.

Los de Zirauki aseguran que la utilización de intérprete conlleva muchos inconvenientes, entre ellos los de un mayor trabajo y gasto general, y que por causa de no entenderlos bien en la lengua se deformaban sus dichos, ocasionando disgustos y sinsabores. Reconocen también que los anteriores alcaldes mayores han procurado enviar comisarios vascongados, pero que el actual no lo quiere así.

Lápida de Martin de Yryarte, situada a la entrada de la localidad de
Zirauki. El mismo Yryarte comentaba en las alegaciones que
"si tal vez a predicado en romançe, le han echo cargo los vezinos
para que predique sino en su lengua natural,
porque no lo entienden ellos
". 
Además de algunos declarantes de importancia como Juan de Ecay, vicario de la parroquia de San Román, y Martín de Iriarte, abad de Santa Catalina de Aniz, ambos naturales de la villa, el concejo de la villa presentó quince testigos para ratificar las afirmaciones, la mayor parte de Zirauki. Afirman que habiendo en la villa unos ciento cincuenta vecinos (unos 800 habitantes) el habla general, el natural, común y corriente lenguaje de ellos es el bascuence. Dos terceras sólo hablan el vascuence, por ser su natural. Si alguno hablaba en romance, era con dificultad, porque no se saben explicar ni declarar sino en su lengua natural que es la bascongada.
En este mismo proceso declaran varios testigos, uno de los cuales es de Mañeru y declara que son veinte poco mas o menos los que hablan castellano. El mañeruko Juan García de Dicastillo, de 50 años, se reconoce sin rubor natural bascongado que no entiende romançe sino alguna palabra, pero no saue explicallo. Sólo algunos conocían el castellano

por haberse criado fuera de la villa. […] También hay algunos que entienden aunque mal el romance, pero no pueden esplicarse ni hablalle sino en su lengoage natural, que es el bascuence. […] Los que no han salido de ella no ablan sino basquenze, por no entender la lengoa romançe.

Después de todo lo expuesto se puede deducir que en Zirauki el idioma habitualmente hablado en los hogares y en la calle era el euskera. Pero su uso no sólo se circunscribía a estos círculos privados, ya que entre los declarantes hubo sacerdotes del pueblo que aseguraban que

es costumbre hacer los actos parrochiales en la lengua bascongada, y de la misma suerte la predicación, de forma que si se a de traer algun religioso para confesar la gente comun siempre se trae quien entienda la lengua bascongada.

Más importante es aún la cita sobre la lengua empleada en las juntas y los baçarres:

tanbien puede decir por cierto y sin duda alguna que, cuando los dichos vezinos tienen su junta en concejo conforme su costumbre, siempre se propone y se abla en el en bascuençe y no en romançe, por ser como dicho deja la lengua natural desta villa.

(AGN, núm. 16.159; Jimeno Jurío, Cirauqui (Navarra), pueblo monolingüe vasco (1650)FLV XXIX, n.75, pp. 219-231)

1647 - Zirauki: Este año se planteó un litigio sobre la plantación de una viña. Intervinieron en él los notarios Cristóbal Remírez y Bernabé Guerrero, ambos de Lerín y castellanohablantes. Sucedió que a dos vecinos, Juan de Arizala mayor y Juan de Lanz, que no hablaban castellano sino su natural bascuenz, los llevaron presos a la villa de Lerín. Finalmente fueron declarados inocentes y puestos en libertad al reconocer el notario Remírez que había errado porque no les entendió su lengua al tiempo que les examinó. (AGN, núm. 16.159; Jimeno Jurío, Cirauqui (Navarra), pueblo monolingüe vasco (1650)FLV, XXIX, n.75, pág. 229)


1648 - Zirauki: La presión del castellano en la escuela se va incrementando durante todo el siglo. Muchas veces era así por la propia demanda social, al ser el castellano la lengua escrita y culta. Pero como en el caso de Añorbe de 1656, en la escuela municipal de Zirauki también se encuentra el maestro con que la mayoría de la población no sabe castellano (PMS, pág. 107/278. AGN, proceso núm. 16.159, fol. 53).

1650 - Muru Artederreta: Mandato de visita en el que el cura anota haberlo comunicado en el lenguaje de la tierra. (NHE, pág.107)

1656 - Añorbe: El primer litigio encontrado en el valle sobre la conveniencia de un maestro vascongado. En esta ocasión entre los regidores de Añorbe y Juan de Torres, organista de la iglesia parroquial de Añorbe, contra Juan de Lana, presbítero, vecino de Añorbe, sobre confirmación de su nombramiento para ejercer el oficio de maestro de escuela de Añorbe. Tratando en la reunión sobre el tema, algunos vecinos expusieron que en esta ocasión había un sacerdote del lugar interesado en el cargo. Debatido el punto ampliamente quedaron de acuerdo en que fueran los regidores quienes lo decidieran y éstos lo hicieron el día de San Martín, a favor de Juan de Torres.

Juan de Lana impugnó el nombramiento pretendiendo que no se habían cumplido los requisitos al nombrarlo. Alega varios argumentos a su favor: el maestro es costumbre que lo nombren los vecinos y no los regidores; él es sacerdote benemérito, hijo del lugar, y Juan de Torres no es sacerdote; Juan de Torres no sabe la lengua vascongada, y los nativos son vascongados y se confiesan en esa lengua, por lo que no puede enseñar como Lana, que sí la sabe; siempre han sido maestros de escuela los sacerdotes, y no habiendo sacerdotes, en algunas ocasiones se han cogido legos y por tiempo muy limitado, etc.
Sin embargo los regidores aducen: los vecinos les dejaron encargados a ellos de la elección; el cargo de organista es de renta tan corta que, de no ser también maestro de escuela, Juan de Torres tendría que marcharse dejando sin servicio la iglesia; ha desempeñado el cargo en años anteriores y ha servido bien, a total satisfacción de los vecinos; nunca se ha enseñado vascongado en la escuela y es conveniente enseñar en romance, por ello, en ocasiones, algunos padres han mandado hijos a estudiar fuera del lugar; no hay ninguna obligación de dar el oficio de maestros de escuela a los sacerdotes, etc.
(AGN. Nº-151849, 16 folios. Documento revisado por J. Azparren de Añorbe)

1656 - Adiós/ Puente la Reina/ Úcar/ Legarda: A la muerte en 1646 de Tomás de Eguiarreta, natural de Adiós y escribano real en el arzobispado de Zaragoza, decide su mujer Juana de Cía, que estaba de nuevo establecida en Adiós, volverse con todos los bienes a su casa de Puente la Reina, pero Martín de Eguiarreta, hermano de Tomás y sacerdote, pretende impedírselo comenzando un proceso en el que la madre les echa en cara a los hermanos la ligereza con la que han gastado el dinero del padre, Pedro de Eguiarreta, que también había sido escribano real, a lo que el sacerdote le contesta asegurando que le debe muchas cantidades y que se las aclare antes de irse a Puente. El abogado de Martín de Cía lo relata de la siguiente manera:

...le preguntó el dicho don Martín a la dicha Juana de Cía y propuso en lengua bascongada: Joana, badaquizu nola zorrnayzun Zaragozaco arzobispoaren erraciotatic anis diru eta joan baño lenago Garessa eguinzadazu claredade bat; a lo cual le respondió ella en la misma lengoa: suc bay niri zor anis diru eta doblorac ere bay; en la bulgar y castellana quiere decir: Juana, bien sabéis que me debéis del tiempo que estubimos en Zaragoza muchas cantidades y así será mexor que me agáis una claredad; y lo que ella le respondió fue decir: si por cierto, de donde le había de deber yo. Él sí a mí muchos dineros y los doblones; y dijo otras razones asegurando siempre que le debía a ella el dicho don Martín De Eguiarreta y no ella a él…

Un cura de Adiós, Martín de Zugarrondo, declaró en el juicio que Juana de Cía dijo:

…en su bascuence: bay Jaincoaqh naibadu ni nondiq orratu etta nondic janbearzute (que en castellano quiere decir: sí, si Dios quiere yo de donde ahorrar y de donde habían de comer). Y con esto se prosiguió el dicho testamento…

Se presenta como testigo Graciosa de Vera, su criada de Úcar, que ya con 34 años relata sus vivencias delante del juez. El escribano que recogía sus palabras dejó escrito: … y dádola a entender en su lengua bascongada en él se afirmó, ratificó y no firmó...
El escribano añadió esta misma coletilla en las declaraciones de todos los testigos de Adiós: Juana Martínez de Marquina, Catalina de Echagüe, Juan de Adiós, Martín de Azcárate, Pedro de Subiza, Isabel de Sola, Antón de Grez y Catalina de Marquina. También la añadió cuando testificaron los habitantes de Legarda Juana de Subiza, Juan de Irisarri, Martín de Loza, Carlos Martínez de Allo y Pedro de Ciriza
Juan de Andía, natural de Puente, ratificó lo dicho por el abogado de la familia de Juana:

... y le dijo en palabras bascongadas […]que fueron las siguientes: : Juana, badaquizu nola zorrnaizun Zaragozaco arzobispoaren erraciotatic anis diru eta juan baño lenago Garesa eguinzazu claredade bat; a lo cual le respondió ella en la misma lengua: cucbay niri zor anis diru; que en lengua bulgar y castellano quiere decir: Juana, bien sabeis que me debéis del tiempo que estuvimos en Zaragoza muchas cantidades y así será mejor que me hagas una claredad; y lo que ella le respondió: si por cierto, de donde le había de deber yo, él sí a mí muchos dineros. Y en cuanto los doblones que narra la preguntó no oyó razonar sobre ellos en la dicha ocasión…

Y le añadió la coletilla final: …dádole a entender en su lengua bascongada en él se afirmó, ratificó y no firmó…
Aparte del ambiente totalmente euskaldun que se respiraba en una familia tan ilustre como ésta, conviene destacar la importancia de la forma vasca para denominar a Puente: Garessa o Garesa, que es abreviatura de Garesera/ a Puente; primera versión de este topónimo recogida en documentos oficiales. (Ricardo Urrizola Hualde, Valdizarbe y el Euskera en el S.XVII, FLV 2004, año nº 36, 96: AGN, proceso nº 179129)

1659 - Añorbe: Miguel de Sagüés, vecino de Añorbe, y el Abad de Fernando de Asiáin habían mantenido un primer altercado durante una misa, asegurando aquel que no le quiso admitir el abad en darle la mano para  besar en el ofertorio, sino que se la dio antes a Juan Sebastián Ximeno, mozo que estaba por casar, perturbando la orden y posesión en que Miguel estaba y que siempre se ha observado en el lugar de ofrecer primero a los casados antes que a los mozos. El abad le dijo que no tenía porqué disculparse por no dar la mano a un villano pechero antes que a los hijos dalgo. La segunda vez que se cruzaron fue durante la comida de las cuentas de la Cofradía Mayor en la que el Abad, a una acusación de Miguel, injurió en su honor al quejante llamándole villano y pechero y diciendo que si hubiese sido de hijos dalgo, no se hubiese casado en casa pechera. Es entonces cuando el vecino hace referencia a su hidalguía señalando "ori beçayn ona naiz" (soy tan bueno como él), lo que para el Abad debió de suponer una provocación.
Condenan al Abad a un arresto domiciliario, al pago de las costas y a un multa. (J.J., NHE, pág.135: ADP.: Car 1048, n.17, f.16. Documento revisado por J. Azparren. )

1659 - Añorbe/ Gares: Miguel de Arregui, vecino de Puente la Reina, sirve de intérprete para que Margarita de Lizarraga declarase el milagro que el glorioso santo San Sebastián (...) a hecho en ella, por causa de no saver yo el escribano la lengua bascongada, única que hablaba esta vecina de Añorbe. (J.J., NHE, pág.135: Archivo Parroquial de Santa María de Tafalla, Caja de Pergaminos, 1659)

1660 - Añorbe:

Pedro de Sagues, mancebo, labrador, natural y residente en el lugar de Añorbe... dijo ser de beynte y siete años... la coal doy fe se la mostre y ley todas ellas con toda claredad y distincion dandole a entender su contenimiento en romaz y bascuenz....

(AGN. Nº-103896. Año 1660)

1660 - Tirapu/ Añorbe:

Pedro de Baigorri, mancebo, labrador, natural del lugar de Tirapu y residente en el lugar de Añorbe... de diez y nuebe años poco mas o menos... y me requirio a mi el dicho comisario que le lea y muestre su primera deposicion los coales doy fe se la mostre y ley todas ellas desde su principio al fin con toda claredad y distincion dandole a entender su contenimiento en romanz y bascuenz...

(AGN. Nº-103896. Año 1660)

1665 - Puente la Reina/ Gares: José de Moret:

Y confuena el nombre primitivo, que oy dia retiene de Garès, y con que llaman todos los naturales vàfcongados. Y parece fin duda el primitivo, y que el de Puente de la Reyna es mas moderno

(Investigaciones históricas de las antigüedades del Reyno de Navarra, libro I, 77)

1665 - Puente la Reina/ Gares: Un nuevo juicio en el que el escribano tiene que renunciar en favor de otro que sea bilingüe y pueda realizar la instrucción correctamente. Maria Martin de Uli, natural de Iruña, había abofeteado a un hijo de Maria de Gares, natural de la localidad que da nombre a su apellido. Tanto los contendientes como los testigos eran 'bascongados', razón por la que se busca un escribano 'que entienda la lengua bascongada'. 
(Nazioarteko Jardunaldiak. El euskera en las altas instituciones de gobierno a través de la Historia. Euskara gobernuko goi erakundetan Historian zehar. Koordinatzaileak: Juan Madariaga Orbea, Álvaro Adot. Pamiela)

1666 - Biurrun: Se entabla un rifirrafe entre el vicario y el regidor nombrado para el pueblo, en el que aquél le echa en cara que por su mal gobierno no se vendía carnero en el pueblo y llevaba varios días comiendo de vigilia. En el documento se cita: atento nos consta sabe muy bien ablar y que entiende la lengua vascongada. El regidor no se arredra, sino que más bien contraataca y le trata de tú, lo cual se considera un insulto: bauquec (ba dukek: ya tendrás). (J.J., NHE, pág.135: ADP.: Car 856, n.13, f.1-21)

1670 - Puente la Reina/ Gares: El Padre capuchino, Francisco de la Puent, que habla vascuence, es nombrado maestro de novicios y pronto, con 30 años, guardián del convento. (XV, 31.12.1670)

1672 - Muru Artederreta: Mandato de visita en el que el cura añade haberlo notificado en el idioma y lengua natural que se estila en el lugar. (J.J.: NHE, pág.107)

1672 - Artazu/ Gares: Litigio por el cual Juan Antonio Ibáñez de Muruzabal anda a la búsqueda de pruebas para cumplir con los requisitos necesarios para demostrar su calidad de nobleza y limpieza. Los notarios pretenden informarse si había alguien en Artazu que hablara castellano, viéndose forzados a designar como intérprete un puentesino:

En el lugar de Artazu dicho día mes y año (28 Junio 1672 auiendonos informado de algunas personas que sauian vecinos algo castellano aunque mui poco, auia algunos vecinos que supiesen castellano juraron que todos hablaban vascuence y que ninguno sabia castellano sino es el cura y que este se hallaba presente en la ciudad de Pamplona, resolvimos examinar por interprete de que hicimos este auto y para que conste lo firmamos D, Martin Daoiz, Licd. Alonso Gra de Robles.

Y para ello designan a un intérprete:

Al licenciado D. Joseph de Artazu por no haber en dicho lugar quien sepa castellano, y parecernos persona lo mas graduada y de suposición.

De allí pasan al lugar de Viguria, donde se encuentran con el mismo problema:

En dicho lugar de Viguria habiendo llegado desde el lugar de Artazu oara proseguir las dichas pruebas. Habiendono informado del abad de dicho lugar que solo hallamos que supiese la lengua castellana por ser todos los vecinosvascongados de la vecindad que tiene en dicho lugar […]. Y habiéndonos dicho que el dicho lugar es muy corto que no pasa de ocho Becinos y que hay en él muy pocos viejos y que ninguno habla la lengua castellana con que resolvimos examinar los que pudiesemos y examinar por interprete…

(Eusko Ikaskuntza. E. de Munárriz Urtasun. El Vascuence en la vieja navarra. J.J. NHE, pág.118)

1678 - Valdizarbe: Durante este año se realizó un censo de población en todos los pueblos del valle. Hay varios pueblos en los que se cita textualmente que el contenido se ha dado a entender en el idioma bascongado: (Pueblo y pág.) Biurrun, 1; Tirapu, 4; Añorbe, 11; Úcar, 21; Adiós, 26; Auriz, 30; Uterga, 31, Legarda, 35; Hiriberri, 39. Los testigos que firman estas actas no son vecinos cualquiera, sino que todos son regidores del pueblo y poseedores en propiedad de una casa. A pesar de ello, eran desconocedores del castellano hasta el punto de no poder entenderlo, motivo por lo que se les tuvo que declarar todo en euskera. De este hecho se puede deducir, sin miedo a equivocarse, que las asambleas del ayuntamiento se realizarían en euskera. Recordemos que fue en Artazu seis años antes cuando un visitante no pudo encontrar ni una sola persona con la que se pudiera entender. Este desconocimiento del castellano por parte de algunos de los vecinos bien pudiera ser la razón por la que en Valdizarbe el uso de la terminación -rena (casa de) es mayoritario: "El uso oficial del euskera en el apeo favoreció que el escribano optase por escribir la fórmula euskérica" (LOXA, Mikel Belasko, pág. 20; 1678, ESTADISTICA, LEG 04, Núm. 05). De cualquier manera, la utilización de la terminación -rena para las casas no está ligado al uso y extensión del euskera, sino que traza una frontera que probablemente habría dividido Valdizarbe en dos (véase el artículo de Patxi Salaberri Nafarroako euskal oikonimiaz).


Apeo de Hiriberri de 1678 donde se lee que lo contemplado se refirió en lengua bascongada a los habitantes.
(1678, ESTADISTICA, LEG 04, Núm. 05, pág 39. Documento cedido por Mikel Belasko).

1684 - Obanos: El primer dato explícito sobre este pueblo en el que el notario deja constancia de que dio a entender un documento en euskera:

 En la villa de Obanos myercoles a veinte y seys dias del mes de enero de mil seiscientos y veinte y ocho, yo el escribano ynfraescrito notifique y ley este contrato en sus personas propias a Pedro Perez y a Catelina Perez de Artazcoz, su mujer, vezinos de la dicha villa, nombrando en este dicho contrato para que les conste de su tenor y les di a entender todo en el contenydo en bascuence y romance desde su principio asta el fin...

(AGN. Nº-31726. Año 1684)

1684 - Añorbe: Refiriéndose a Fr. Juan Jesús San Joaquín, nacido en Añorbe en el año 1590, escribe un fraile:

Y aunque el lenguaje castellano que hablava era poco limado, porque nunca lo habló con expedición (que el suyo natural era vasquence) con todo, lo sentencioso y prudencial, era mucho, y se declarava bastantemente, en especial quando se le pedía consejo, y parecer.

(EV, p. 5: Padre Fr. Joseph de la Madre de Dios, Historias de la vida... Madrid, 1684)

1685 - Olcoz: Un quejante se defiende de no haber podido acudir a la junta del Concejo por necesidad: el dicho acusado le dijo en lengua bascongada urde ciquina, ynbustera, que quiere decir en lengua castellana, que era una perra suzia. (AGN. Nº-17716. Reino de Navarra. Euskera. Injurias, coplas, frases. Fernando Maiora Mendía. Villatuerta, Navarra)


1687 - Puente la Reina /Gares: En Urdanoz en el valle de Goñi el Abad no ve con buenos ojos que el privilegio de los señores del palacio de ser los primeros en recibir la paz en los actos religiosos se haga extensivo a las hijas. El encargado de trasmitirle la noticia durante los oficios no es otro que un niño de ocho años, el cual recibe una recia bofetada por parte del palaciano. Durante el consiguiente juicio, en el turno de los testigos hay versiones para todos los gustos. Un testigo de Puente la Reina testimonia lo que el Abad dijo en aquel momento: Vego isilic esta au puesto jarduquiceco,/ Desbergonzatu den vezala jarduquicen du (f. 42). El propio escribano lo traduce así: "Esté callando, no es este puesto de Ablar, como desbergonzada que es está ablando". (J. M. Satrustegi. El euskera en Tierra Estella. Evolución histórica. Trabajos y actas de la Real Academia de la Lengua Vasca. Liburukia 36, nº 2, 1991, pág. 93-124. Pag. 112)

1691 - Enériz: Un sacerdote nacido en el pueblo, Juan Agustín de Lana, ocupa la plaza de vicario en Ziordia, municipio euskaldún. (Rafaél López Velasco. Enériz, vida e historia de un pueblo. Enériz, 2005)

1698 - Puente la Reina/Gares: El escritor estellés Baltasar de Lezáun y Andía asegura que Puente tenía su nombre en el idioma vascónico:

...en este Reyno, Pamplona se llamó también Irunia y Puente la Reyna Gares, y, fuera de él, la ciudad de San Sebastian Dobastia, y así otros muchos, pórque en el idioma basconico tenían un nombre y otro en el romano.

(Baltasar de Lézaun y Andía. Memorias Historicas de la Ciudad de Estella, 1698. Pamplona, Gobierno de Navarra, Cap. II, pág. 17-18.)

iruzkinik ez:

Argitaratu iruzkina