2011(e)ko apirilaren 5(a), asteartea

Siglo XVIII



Los dos pleitos acontecidos en el lugar de Aoiz y minuciosamente investigados por Jimeno Jurío en su libro "Retroceso histórico del euskera en Navarra" pueden resultar ejemplos muy ilustrativos de la situación en la que se encontraría el idioma en Valdizarbe y Valdemañeru durante este siglo. En ambos manuscritos fechados entre 1690 y 1790 y en los que se cuestiona la importancia de ser vascófono o romanzado para la realización de los actos litúrgicos y todas las tareas eclesiásticas en la zona, apenas se aprecian diferencias importantes en el ámbito de la pérdida del idioma vasco y como única novedad se destaca, ya a finales del siglo XVIII, el hecho de la presencia de un núcleo de personas castellanas cerradas.



Observando los datos recabados durante este siglo bien parece aplicable a Puente todo lo considerado por Jurío para Aoiz. Es evidente que ambos valles se siguen mostrando plenamente vascongados. Los testimonios evidencian que el euskera se sigue considerando como el instrumento de comunicación natural entre sus habitantes y que el estereotipo del euskaldún monolingüe todavía se encontraría con facilidad a lo largo del siglo, dando fe de ello varias citas. La más importante de ellas se encuentra en los apeos realizados en 1727, en los que se cita textualmente, pueblo por pueblo, que todo fue dado a entender en el idioma bascongado. Este es un testimonio importante, teniendo en cuenta que los testigos de los apeos eran todos regidores del pueblo y propietarios de casa, y en consecuencia, algo más que meros habitantes o vecinos. A pesar del estatus del que gozaban, algunos de los componentes del consistorio eran desconocedores del castellano. Es más, ni siquiera lo entendían. La última cita en este sentido es de 1754, en Añorbe, en un juicio con dos testigos que necesitan de intérprete.

Pero la mayor parte de los datos encontrados no provienen, como en el siglo XVII, de los comisarios receptores que toman declaraciones en los juicios, dejando constancia de su labor de intérprete y romanceando con toda fidelidad las palabras vascongadas. Los nuevos testimonios los aportan las fuentes relativas a la designación de clérigos para la predicación y enseñanza de la doctrina. El problema se planteaba, como en el caso de Aoiz, cuando se designaba un párroco romanzado en el ámbito de la tierra vascongada. Muchos de los curas que se presentaban para los puestos eran sistemáticamente rechazados o habían de dimitir como consecuencia de su desconocimiento de la lengua. Los mismos feligreses eran los que muchas veces impugnaban el nombramiento del clérigo romanzado, dada la imposibilidad de una comunicación plena para un asunto tan importante como era la obligatoriedad de la confesión y el examen del catecismo que siempre le precedía. Se consideraba un derecho divino el ser atendido espiritualmente en la propia lengua, siendo este un asunto que resultaba crucial para la salvación de las almas. Ya desde principios del siglo XV se había impulsado desde la cancillería pontificia la regla del idioma por la que nadie obtendría la concesión de una iglesia parroquial si no comprendía bien la lengua del país. Esta regla todavía era reivindicada por ciertos sectores. En Barásoain, que limita al sureste con Valdizarbe, todavía se exigía en 1753 realizar a los clérigos un examen sinodal así en literatura y demás circunstancias como en la suficiencia en el idioma bascongado por ser nativo dicho idioma de los de esta villa (Obispado de Pamplona. Real Patronato. Apuntamientos y curiosas útiles advertencias sobre Patronatos..., f. 121, en JJL, pág. 225). Los datos que corroboran la enseñanza de la doctrina en vascuence se encuentran hasta 1763 y en un escrito fechado en Añorbe en 1791 se exponen los méritos de un sacerdote para aspirar a la plaza vacante de párroco, manifestándose expresamente como poseedor del idioma vascongado, cuyo lenguaje es el dominante en el lugar.

Los mismos manuscritos encontrados en diferentes casas del valle dan muestra de lo frecuente de la exposición de sermones y catecismos en euskera. Los 53 sermones de Muruzabal, el recientemente descubierto Doctrinaren explicioa uscaraz de Valdemañeru, y el catecismo de Uterga fechados a lo largo de todo el siglo no sólo muestran la voluntad de los clérigos locales para el adoctrinamiento del pueblo en su lengua propia, sino que también han sido una importante fuente de información para la investigación sobre los dialectos del valle.
Pero a nivel general la Iglesia no parecía poner el mismo celo que el clero local y en 1765 sólo reconocía a Obanos y Guirguillano como pueblos euskaldunes en el Libro de Repartimientos. Este era un listado de pueblos elaborado con la intención de examinar el nivel del idioma por parte de los sacerdotes que debían predicar en ellos. Resulta extraño observar el hecho de que sólo sean estos dos pueblos los que exigieran el examen que acreditara el conocimiento del idioma nativo a los curas que impartieran la doctrina. Las presiones de los escribanos romanzados estaban dando sus frutos para ampliar el ámbito de sus intervenciones y de la misma manera ocurriría en la esfera eclesiástica con los clérigos. Estos consiguieron que se declararan romanzadas zonas como Etxarri Aranaz, Lakuntza o Arbizu, algo realmente extraño si se piensa que han subsistido hasta hace bien poco como sociedades monolingües.

Del mismo modo que los estamentos eclesiásticos, las instituciones oficiales tampoco eran ajenas al sentir del pueblo en lo relativo a su vínculo con el idioma. A finales de siglo XVIII hay dos importantes fuentes oficiales que hacen referencia al euskera como idioma nativo vascongado. La primera es con motivo de la inauguración del regadío de Puente la Reina, y la segunda es la carta que escribe un corresponsal a la Real Academia de la Historia con motivo de una visita a Puente. Ambas se pueden considerar suficientemente serias e imparciales, dando cuenta con absoluta naturalidad de un hecho que hacia el año 1800 se consideraba absolutamente normal. La lengua vasca era vehículo de uso común entre los habitantes de Puente la Reina, centro geográfico de toda la cuenca que conforman los dos valles. En el extrarradio, en los pueblos más apartados, el castellano todavía no había penetrado con suficiente fuerza como para variar el devenir de su idioma nativo.




DATOS


S. XVIII - Zirauki: Capuchino que predicaba en euskera. (J.J, NHE, pág. 154)


S. XVIII - Valdemañeru: Rafael Carasatorre publica en su blog el primer documento extenso escrito en euskera que hace referencia a Valdemañeru: Doctrinaren explicioa uscaraz. Este documento del siglo XVIII es de vital importancia para el euskera de la zona por ser el único testigo hallado que nos ofrecería una visión bastante completa del dialecto que imperaba en el valle. Habrá que esperar a un análisis profundo por parte de los expertos para poder determinar la importancia del manuscrito.



Los cinco sentidos en la Doctrina de Mañeru: 1. Begiz ikustea; 2. Belarriz aditzea; 3. Sudurrez usain egitea; 4. Ahoz gustatzea; 5. Oinez eta eskuz ukitzea edo palpatzea. Fuente: http://documentanavarra.blogspot.com.es

1700 - Añorbe: José de Lacarra, vecino de Añorbe, acusa de injurias a Paula de Labayen, mujer de Miguel de Erroz, vecino de Añorbe,  cuando se presentó en su casa para comunicarles un despacho y ella, sin venir a cuento, le dijo que era un puerco, piojoso y guizon ziquiña (hombre asqueroso). Se encontraron siete días después al salir de la iglesia y Paula le repitió las mismas injurias en presencia de la mayor parte del pueblo, causando mucha admiración y escándalo. (AGN. Nº-204937, 13 folios)

1723 - Arguiñariz:

Y así bien se hallaba Francisco de Arbillaga, escribano real y vecino de Arguiñariz, el referido Antonio y cuatro hombres, como son tre vecinos de este lugar y otro del dicho Garisoain... sellaman Nicolas de Salvatierra, Pedro Izpura, Jerónimo de GArisoain y el referido de Garisuain... Cuyos exámenes y declaraciones las explicaron en vascuenz.

(FM1, pág. 110.  ARGN. Nº-126223. Año 1723)

1727 - Valdizarbe: En 1727 se realizó un censo de población en todos los pueblos del valle. El listado de los pueblos en los que se cita textualmente que el contenido se ha dado a entender en el idioma bascongado es el siguiente: (Pueblo y pág.) Uterga, 1; Legarda, 8; Adiós, 22; Úcar, 27; Biurrun, 33; Olcoz, 38; Tirapu, 42, Añorbe, 46. Es necesario recalcar que los testigos que firman estas actas no son vecinos cualquiera, sino que todos son regidores del pueblo y poseedores en propiedad de una casa. A pesar de ello, eran desconocedores del castellano hasta el punto de no poder entenderlo, motivo por lo que se les tuvo que declarar todo en euskera. No es difícil deducir, sin miedo a equivocarse, que las asambleas del ayuntamiento serían en euskera, el idioma común hablado por una generación nacida a finales del XVII. Recordemos la cita de 1672 en Artazu donde un visitante no pudo encontrar ni una sola persona en el pueblo que se pudiera entender con él. Este desconocimiento del castellano por parte de algunos de los vecinos bien pudiera ser la razón por la que en Valdizarbe el uso de la terminación -rena (casa de) es mayoritario: "El uso oficial del euskera en el apeo favoreció que el escribano optase por escribir la fórmula euskérica" (LOXA, Mikel Belasko, pág. 20; 1727, ESTADISTICA, LEG.5, N.21). De cualquier manera, la utilización de la terminación -rena para las casas no está ligado al uso y extensión del euskera, sino que traza una frontera que probablemente habría dividido Valdizarbe en dos (véase el artículo de Patxi Salaberri Nafarroako euskal oikonimiaz).


Extracto del apeo de Uterga. 
(1727, ESTADÍSTICA, LEG 05, Núm 21, pág 1, documento cedido por Mikel Belasko.)

1729 - Mañeru: En Ariz, en la Cendea de Iza, fue nombrado párroco un hijo de Larraga que tuvo que renunciar por no dominar la lengua vascongada, designando para ello a un clérigo de Mañeru. (J.J, NHE, pág. 170)

1733 - Puente la Reina/ Gares: Se inicia la busqueda del desaparecido José Aldaburu, el indiano. Un matrimonio del barrio de San Pedro dice que el día de la desaparición preguntó a dos hombres muy embozados, en vascuence y castellano, qué hora era, sin que respondieran. (XV, 12.12.1733)

1736 - Puente la Reina/ Gares: Se desarrolla un curioso pleito en la villa: Una moza que mantiene relaciones con un muchacho y al que acompañó, en su día, ante el escribano para firmar un convenio, dice ahora que no lo ha podido cumplir por no haber entendido al escribano, que habla sólo castellano y no vascuence. (XV, 2.1.1736) (ADP., Car.1592, n.8)

1743 - Muruzabal: José María Satrustegi recibe de manos de Pedro Izu un legajo de manuscritos de 312 páginas con 49 sermones escritos en euskera y  26 en castellano, pertenecientes a la colección del padre capuchino Felix Antonio de Luzuriaga. Era un sacerdote de probable origen alavés dado que su nombre en la orden era Langarica, aludiendo seguramente a su pueblo de nacimiento. No se cita el nombre de los autores de los sermones, aunque parece que muchos de ellos están realizados por él. Algunos de ellos se leyeron en Larrasoaña y otros en Ororbia. El más antiguo es de 1743 y se extienden a lo largo de un siglo. Ninguno de ellos hace referencia al pueblo de Muruzabal. (J.M. Satrustegi, Manuscritos vascos de Muruzabal, Navarra, ASJU, XVI, 1982, pp. 5-23, y Euskal testu zaharrak. Real Academia de la Lengua Vasca. Euskaltzaindia. Iruñea 1987, pág. 54-167)

1754 - Puente la Reina/ Gares: Joan Bautista Gámiz Ruiz de Otero, nacido en Álava el 8 de abril de 1696 y fallecido el Bolonia el 28 de abril de 1773, era jesuita y hermano del Colegio pamplonés. Era aficionado a las rimas y dejó escritas muchas redondillas en castellano y seis en euskera:

En 7re d 1754 mepidi(e)ron vnos de la Puente que pusiese en verso los Apodos conq llaman avarios en dha villa, q melos dieron en uv Papelón, y puse en la siguiente Redondillas

y a continuación recita una curiosa lista de motes en verso, curiosa por lo que tiene de insólita y porque muchos de ellos todavía hoy en día se conservan:

Sinque se enfade la gente/ me están haciendo cosquillas/ deque cante en redondillas/ los apodos dela Puente.
Catalinchancho, Cason/ Saquiloch, candil, mosorro/ mal casado, blanco, Gorro/ Marimocordo, chacón.
Mangones, Capitepon/ ecoyendarra, sorria/ farol, Besugo, Afaria/ nonbaitor, zalagardon.
Maricastaña, Palomo/ zapatezar, chimitran/ chino, tripotero, Afan/ Tuno, tito, Santorromo.
Beronica, ojo tirado/ talaverdades, salero/ Saquil, Sagu, Pisotero/ Montain, vizcocho, Peñado.
Cachin, Mandazar, cacaño/ nauña, Dengue, Pocopan/ vizcarandi, Soliman/ San Atanasio, Hermitaño.
Lañua, encerró, Tripolin/ Guarda sombras, Juan galan/ Dingo, Alcalde, catalan/ Saragosa, Peluquín.
Danchante, Zuburrutico/ Mari santiago, Tolet/ Conde perlada, Copet/ vasterahermosa, vizquico.
Tiratira, esquin esquin/ sucfurrut, tala pastillas/ Patergrande, Mariquilla/ esperigar, votavin.
Arrocha, Somborombon/ Artasi, Planta, Doteandi/ Mundi, Escobero, saliandi/ Juan llame, Matarraton.
Chorizo, comportazar/ Ojancos, surguir, charrancha/ Lagañoso, Martin pancha/ Malojo, Medicuzar.
Chit, Ceruco Peregrin/ Mira cielos, Arcazar/ Machorra, chapelazar/ Doña Botarga, Cosin.
Fuina, zapatainmaquia/ Zalagarda, Petrinet/ Mascula, Santapirlet/ seis dedos, zamar churia.
Currusco, Boteja, ospin/ Cañon, funeta, chipico/ humera, chiqui, chanchico/ Mora, Mandarra, clarin.
Pilatos, Ascazabal/ Marroco, Asaria, Piquico/ Calderero, Señorico/ Canela, Sacapuñal.
Veintey once, Perrovino/ Portero de francia, Apeza/ pasahambres, Larrapeza/ tremendo, Anage, Tocino.
Zancarron, Ypurdibeltz/ Juanicotun, Juan soldado/ Lucea, conglutinado/ Misionista, Bustanbelz.
Canario, Pardica, sordo/ Juan ventidos, Jaincoa, oran/ Reymoro, siete, Gasian/ Santafe, Garchi, Mocardo.
Romano, Bosco, famoso/ Barrabas, chosme, Guitarro/ Pesadumbre, Birigarro/ Juanredondo, Mosco, hermoso.
Condesica, Torranoco/ Martinpuntu, Musinaga/ Sopetran, Doña Santiaga/ Ipurchulo, Marimico.
Mangarrot, Panches, Moreno / Sucareco, Bustain churi/ choriburu, y Arzai gorri/ chirrica, quatro, Galeno.
Martinflaco, Serorea/ fardel, tortilla, choporro/ Conserua, chayro, Galfarro/ carrasquet, cucua, mahcal.
Marido guapo, Juan bueno/ ojo de culo, Mandrón/ satamutur, corbatín/ Bruja, Changa, testimonio.
Albezoni, Matamoros/ Don Guillen, Historia, Pote/ Maniobra, supongo, escote/ Guisurti, chiquita, Toros.
Capona, Andomo, Canillas/ Arabalo, Soldat, dale/ zalamu, Mosco, Luzare/ Mandinga, Gaysoa, rencillas.
Fortuna, orbe, busca ruidos/ consideracio, Garrido/ catarro, coleto, huido/ vanda, Juandiablo, validos.
Ogueytabi, Ysoch, ventana/ Renieblas, Apech, Gallego/ Banauca, Arabes, Michego/ Babapresa, Atabut, Lana.
China, Aitaisa, Beguivrdin/ Son los Apodos que sé/ y asta otra vez dejare/ dando a esta retalla Fin.


Es muy significativo que la mitad de los apodos de esta redondilla sean en euskera, ya que los apodos son motes que hacen referencia al carácter o al físico de las personas. Esto quiere decir que los hablantes son conscientes de su significado y lo entienden. Aunque algunos de ellos se irían heredando de generación en generación, como aún ocurre, la mayoría tendrían un sentido textual y estarían puestos por una razón concreta. (J.J., NHE, p.154: Goikoetxea Maiza: Juan Bautista Gámiz Ruiz de Otero, poeta bilingüe alavés del siglo XVIII, 1696-1773, Diputación Foral de Álava,Vitoria,1980)

1754 - Añorbe:

Francisco Ramon de Villanueba procurador del lugar de Añorbe dize querello en vuestra corte de diferentes vezinos de la villa de Artajona cuia recepzion de pruebas se comete a Patrizio de Egues a quien haviendole presentado diferentes testigos bascongados sea escusado a examinarlos suponiendo que no entiende esta lengua y para que se eviten reparos y gastos suplica a vuestra Magestad conzeder facultad a dicho comisario para que baliendose de interprete de satisfacion examine los testigos bascongados que se le presentaren y pide justizia: Francisco Ramon de Villanueva. Se valga el comisario de ynterprete de su satisfaczion para el efecto que se pide.

Más tarde, después de haber tomado declaración a los testigos, se aclara lo siguiente en el proceso:

Certifico io el comisario rezeptor infraescrito que oi este dia e examinado los tres testigos antezedentes con los quales y los dos que prezeden esta parte dio por concluida su prueba, los que ban examinados bien y fielmente y asi bien la doi que los dos testigos ultimos ban examinados con asistenzia de Babil Rodriguez, vezino de este lugar de Añorbe, como interprete elejido por mi el rezeptor en virtud del mandato por la Real Corte, haviendole rezivido ante y primero el juramento de fidelidad y sijilo, Añorbe y Henero, diez y siete de mil setecientos cinquenta y quatro.

(AGN. Nº 6514)

1759 - Uterga: Se utiliza el vascuence para la enseñanza del Catecismo. (XV, 25.7.1759)

1761 - Añorbe: El Padre Celestino de Añorbe asegura que los habitantes del valle navarro de Araiz oyeron en su propia lengua vascongada los sermones de cuaresma predicados por P. José de Añorbe el año 1761. (P. Anselmo de Legarda. Geografía histórica de la lengua vasca. El vascuence en Beriáin. Colección Auñamendi. Zarauz, tomo I, 1960, pág. 140. P. Fr. Celestino de Añorbe, La antigua Provincia Capuchina de Navarra y Cantabria, 1578-1719, Pamplona, tomo I, 1951, pág. 406)

1763 - Biurrun: Víctor Pastor fue un sacerdote que ejerció de párroco en la iglesia de Biurrun hacia 1990. Profundizó bastantes en los archivos del pueblo y cada cierto tiempo publicaba una hoja informativa sobre la historia de Biurrun que repartía entre los habitantes. Una de ellas, la número 8, la tituló: Biurrun y el idioma vascongado. En ella nos cuenta que desde 1628 hasta 1763 encuentra mandatos de visita en los que el Episcopado ordena al párroco referir la doctrina en lengoa bascongao o ‘lengua vulgar’ para la mejor comprensión de los feligreses:


Lo que os voy a decir está sacado de los ‘mandatos’ que deja el Vicario Episcopal en sus visitas regulares a la parroquia, cada tres años normalmente… Este tipo de mandato referente a la enseñanza y publicación en vascuence, lo he encontrado hasta el año 1763, en que ejerció de vicario D. Joaquín de Burguete, siendo obispo de Pamplona […] Gaspar de Miranda y Argaiz.


La fotocopia no está en buenas
condiciones pero se entiende
(Historia de Biurrun. Biurrun y el idioma vascongado 8. Víctor Pastor. Fotocopia de un folio por las dos caras, sin fecha de publicación. Archivo Parroquial de Biurrun, libro de visitas, f. 3, 9, 10, 33 82, 100, véase JJ en SIH, pág. 97/102)

1765 - Obanos/ Guirguillano: La presión de los clérigos romanzados que querían ampliar su ámbito de acción estaba dando sus frutos, llegándose a extender el conflicto y enfrentar al mismísimo personal del Tribunal Eclesiástico. El Obispo baztanés Irigoyen y Dutari restableció primero la diferenciación en zona vascófona y romanzada para después revocar su propia decisión. El contencioso hizo que se establecieran por un corto periodo las fronteras entre ambas zonas por medio del Libro de Repartimientos, un rolde de 183 pueblos vascófonos correspondientes a 16 valles. Se puede afirmar que en este documento oficial se aplican al alza los criterios del conocimiento del idioma castellano. Unos conocimientos básicos generales por parte de una mayoría de la población servirían para adscribir al municipio a la zona romanzada. De hecho aparecen como romanzados pueblos de la Sakana como Etxarri Aranaz o Lakuntza que hasta hace bien poco eran considerados como monolingües vascongados.
Obanos y Guirguillano son los únicos lugares de Valdizarbe y Valdemañeru que figuran en esta relación como pueblos de habla vasca. Esto implicaba que todos aquellos curas que quisieran ejercer su profesión en estos dos pueblos fueran examinados para conocer su dominio del euskera. Hasta ese momento curas vascongados y romanzados habían hecho turnos para la administración de los sacramentos para que los feligreses pudieran confesarse en la lengua que ellos eligieran. A partir del momento que se revoca este expediente se establece el turno único castellano en todo el valle, incluso para estos dos municipios que eran considerados euskaldunes.
Este documento sólo puede servir de análisis para la observación de la realidad lingüística de la zona si se tiene en cuenta que unos conocimientos básicos generales del castellano por parte de una gran mayoría serviría para adscribir el pueblo a la zona castellana. La diferencia en la extensión e intensidad del euskera hablado por la comunidad entre estos dos pueblos y el resto del entorno no debía ser tan grande. Lo curioso de todo ello es que Obanos no se había mostrado hasta este momento, por el número de datos encontrados, como un municipio particularmente vascófono.

(ADP, Car. 2071, n. 29, f. 24. Listado en apéndice, n. 25; J. M. Satrustegi. El euskera en Tierra Estella. Evolución histórica. Trabajos y actas de la Real Academia de la Lengua Vasca. Liburukia 36, nº 2, 1991, pág. 119)

1765 - Puente la Reina/ Gares: En el Libro de Repartimientos elaborado por el Tribunal Eclesiástico para dictaminar qué pueblos eran vascongados y cuáles romanzados quedan recogidas las palabras de Francisco Alonso que asegura no haber tenido inconveniente en actuar sin conocimiento de la lengua vasca:

actuó en el partido de Estella, y Puente la Reyna, sin haver encontrado dificultad para su desempeño por defecto de no saver el bascuenz corriente. 


El propio comisario romanzado de la Corte, Phelipe Gómez, se reafirma en lo mismo. Que al euskera se le llame bascuenz corriente ya es de por sí un indicativo de la expansión de esta lengua. (ADP, Car. 2071, n. 29, f. 75; J. M. Satrustegi. El euskera en Tierra Estella. Evolución histórica. Trabajos y actas de la Real Academia de la Lengua Vasca. Liburukia 36, nº 2, 1991, pág. 119)


1767 - Valdizarbe: El Consejo Real tomó como modelo el Libro de Repartimientos de 1765 (Véase dato del año 1765) para realizar una zonificación lingüística. Valdizarbe queda integrada en la zona castellana. (J.J, NHE, pág. 162)

1777 - Puente la Reina/ Gares: El P. José de Puente la Reina era misionista vascongado. (J.J., NHE, p.172; J.J.: Puente la Reina); (EV, p.6: R.P. Crispin de Riezu: Necrologio de los Frailes Menores Capuchinos de la Provincia de Navarra - Cantabria - Aragón, Pamplona, 1958, pág. 143)

1788 - Puente la Reina/ Gares: El corresponsal de Puente escribe a la Real Academia de la Historia observando que

los havitadores de esta villa son los antiguos Carenses (...), lo convence el mismo nombre de Gares con que siempre ha sido y es denominada en su nativa lengua bascongada, con el cual únicamente en el día es conocida por todos los muchos tragineros de vino que allí concurren.

(J.J., NHE, pág. 172)

1790 - Puente la Reina/ Gares: Este año finalizan las obras de construcción del regadío de Puente y con motivo de tal evento se publica la "Noticia del importante Canal de regadío de la Villa de Puente de la Reyna". Este documento es importante porque es un claro ejemplo de información imparcial y porque su introducción es taxativa y deja muy claro que el idioma nativo es el euskera:

Esta inmemorial Villa, conocida en tiempo de los Romanos por Los Carenses, cuyo nombre conserva en el dia en su idioma nativo Vascongado...

(Fundación Sancho el Sabio. Noticia del importante Canal de regadío de la Villa de Puente de la Reyna en el Reyno de Navarra, finalizado con notorio beneficio de su término en 29 de Agosto de este año. Imagen 3.1 recto. Internet)



1791 - Uterga: En un documento fechado el 29 de abril de 1791 y entregado por Andrés San Martín, de Uterga, a José Luis de Iturrieta se exponen en tres folios los méritos hechos por Juan Miguel de Mendia, clérigo de menores órdenes, natural del lugar de Uterga, para reclamar para sí, ante el obispo de Pamplona, la plaza de beneficiado a la que también concurren otros dos aspirantes. El clérigo, nacido en junio de 1765 y con 26 años, asegura merecerlo …pues es también dueño del idioma bascongado cuio lenguaje es el dominante en dicho lugar. (Deia, artículo de opinión, José Luis Iturrieta, 17 de diciembre de 1996)

S. XVIII, finales - Uterga: En 1954 el padre Anselmo de Legarda encuentra en la Casa Baztán de Legarda un catecismo en vascuence. Este ha sido estudiado por Francisco Ondarra y por Aitor Arana (Izarbeibarko Hiztegia) como uno de los documentos importantes del dialecto de Valdizarbe. Ondarra lo describe de así:

Se trata de un manuscrito de las siguientes dimensiones: de 145 a 150 mm. de largura, por 100 a 105 mm. de anchura; hay 69 páginas escritas, faltando por lo menos una al principio y otra al final, no hay numeración en las páginas; dos hojas arrancadas, que debían de estar en blanco, más tres páginas en blanco, entre las páginas 27 y 28 de nuestra numeración. Como filigrana leemos en algunas páginas NAVARREN, y en otras aparece una figura compuesta de dos círculos tangentes colocados uno encima del otro, mostrando el círculo superior en su interior un corazón o algo parecido, y el círculo inferior otros cuatro círculos más pequeños tangentes en el centro, formando una especie de cruz. 
A. Irigaray considera este manuscrito como de finales del siglo XVIII -página 261 de su trabajo-. Por los datos que daremos luego, referentes a la grafía, etc., parece evidente que es del siglo XVIII. Es además, sin lugar a dudas, del dialecto alto navarro meridional, cuyo centro geográfico era Pamplona, y con toda probabilidad se trata del vascuence de Valdizarbe. Encontramos en él el futuro en '-ko', además de en '-en', cosa que el Príncipe Bonaparte anotó como característica del euskara de Puente la Reina. (pág. 174)

Compárese los sentidos corporales con los de Mañeru de principios del XVIII:

Sentido corporalac dire vorz:

Lemdabiscue Baiguis cusicia
Bigarrena biarriz aizea
Irugarrena sudurres urrin itea
laugarrena Agus gustecea
Borzgarrena auñ eta escues Palpacea (pág. 206)

(Francisco Ondarra, Catecismo de siglo XVIII en vascuence de Uterga (Valdizarbe), FLV 35-36, 1980, pág. 173-222)

1796 - Villanueva/ Hiriberri: En el apeo de casas de 1796 se cita el Señorío de Villanueba con dos casas habitadas y ocho habitantes. Pero no se olvidan de su nombre original en euskera, Iriberri. Un testimonio, seguramente, de que los habitantes aún lo llamaban así. 




iruzkinik ez:

Argitaratu iruzkina